Publicidad
6 Apr 2022 - 5:30 a. m.

Limitaciones al proyecto piloto de “fracking”

En medio de una Colombia convulsionada, en la antesala de la elección de un nuevo gobierno que tendrá que decidir si en Colombia se hace fracking o no cuando el no o el sí al fracking mueven votos, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) acaba de otorgar la licencia ambiental al PPII (Proyecto Piloto de Investigación Integral) Kalé en el Magdalena Medio. Desde hace unos meses el Gobierno le ha metido todo el acelerador al proceso de los PPII, pero todo indica que, como dice el adagio popular, “del afán solo queda el cansancio”, pues la forma de agilizar los PPII es inapropiada, inoportuna e invalida el proceso.

El propósito de los PPII no es aprobar o desaprobar el fracking comercial, es generar mayor conocimiento para que, usando esta información, se realice una evaluación integral costo-beneficio que incluya aspectos sociales, ambientales y económicos. De este modo, en medio de un debate amplio e informado —que se verá influenciado por la política, pues la determinación tiene impactos políticos y sociales—, se podrá tomar una determinación de país respecto a si conviene o no hacer fracking para extraer hidrocarburos en Colombia. El fracking tiene riesgos e impactos ambientales negativos y, además, según se definan los contratos y la participación tanto del Gobierno como de las comunidades en el proceso, puede tener muy diversos impactos sociales y económicos.

Síguenos en Google Noticias