Publicidad
25 Nov 2020 - 3:00 a. m.

Providencia, primera gran cuenta de cobro

Colombia está aportando al calentamiento global: exportamos carbón y petróleo y quemamos nuestros bosques. Lo ocurrido en San Andrés y Providencia es parte del cobro que nos está pasando la naturaleza. Hay muchas otras facturas que no hemos pagado y llegarán. Preparémonos, porque serán aún más abultadas. La naturaleza es como la DIAN: primero multa y luego embarga; siempre pone en orden a los usuarios.

Nada es gratis, pues las agresiones contra la naturaleza generan costos y disminuyen beneficios. Esto me recuerda un cuento que, con cariño, le teníamos a Gratiniano Bueno, líder social en Suesca (Cundinamarca), a quien le decíamos: “Usted es una excepción: es ‘gratiniano’ y ‘bueno’; de eso no hay mucho”. Gratiniano falleció de muerte natural hace unos meses (q. e. p. d.). Lo bueno y gratuito se está acabando. La naturaleza nos aprovisionó de muchas cosas que estamos destruyendo.

Síguenos en Google Noticias