Publicidad
20 Jan 2022 - 5:30 a. m.

Economía y derechos fundamentales

Es natural que en las aulas los economistas debatamos sobre cómo crear un sistema económico partiendo de cero. Pero en este año electoral, vale la pena que recordemos que partimos de un contrato social que ya existe y que busca, ante todo, la garantía de derechos fundamentales, derechos que los votantes exigen cada vez con más firmeza.

En el contrato social colombiano no cabe un Estado que no garantice el empleo digno a todos los trabajadores. Así que, por ejemplo, es sorprendente la ausencia de una conversación acerca de los méritos de distintos programas de empleo garantizado. Tampoco cabe en nuestro contrato social que la salud y la vejez digna sean un premio a quienes logran hacer las maromas necesarias para mantenerse en nuestro enredado sistema laboral formal. La salud y el sustento en la vejez son derechos fundamentales, y por eso deberíamos dedicarle menos energía a inventar remiendos a un sistema laboral fallido, y más bien separar completamente el derecho a la seguridad social de si alguien se ganó o no la lotería de la formalidad.

La garantía de nuestros derechos fundamentales requiere recursos que, actualmente, el Estado no tiene, y estos recursos tienen que provenir de un mayor crecimiento económico. Si bien nuestras políticas macroeconómicas han favorecido una estabilidad destacable en la región, la realidad es que nuestra economía ha sido establemente insuficiente para garantizar los derechos consagrados en la Constitución. El debate entre economistas debe incorporar nuevas visiones acerca de la intervención activa del Estado para combatir los monopolios y oligopolios en todos los sectores de la economía, incluyendo el financiero, al igual que una política industrial activa de promoción de exportaciones.

El debate sobre la política económica se salió hace rato de las aulas y la insistencia de algunos en ignorar la economía política de este debate es insostenible. Participemos en el debate antes de que nos quedemos sin la economía y sin los derechos.

Recibe alertas desde Google News