29 Aug 2021 - 5:05 a. m.

Canicas para todos

Marc Hofstetter

Marc Hofstetter

Columnista

En un juego de monopolio varios de sus jugadores, por el azar de los dados y sus decisiones, terminan tremendamente endeudados y amenazan con la bancarrota. El banquero del juego, temiendo el fin de la partida, vislumbra una solución: a cada uno de los jugadores le regala unas canicas. Estas, aclara, las pueden cambiar por los verdaderos billetes del juego a una tasa de cambio establecida siempre y cuando otros jugadores estén dispuestos a hacer dicho canje. Eso sí, si las cambian, deberán pagarle intereses al banquero por el uso de las canicas.

Algo similar, que sorprendentemente ha pasado desapercibido, acaba de suceder en la economía global. El FMI emitió 456.000 millones de DEG (derechos especiales de giro) —el equivalente a las canicas de marras—. Repartió los DEG entre sus 190 países miembros.

Las reglas de juego indican que las tajadas para cada uno no son de igual tamaño, sino proporcionales a la participación en el capital de cada país en el FMI. Infortunadamente, eso quiere decir que más canicas fueron a parar a los países más ricos y menos a los más pobres. (El FMI ha abogado para que los más ricos encuentren la forma de transferirlas a los más necesitados, pero ese reto no ha llegado aún a buen puerto).

La tajada colombiana, las canicas que nos depositaron, equivalen a US$2.790 millones. No es una tajada pequeña. Son más de $10 billones, cerca de 1 % del PIB total anual.

La idea del FMI es que la emisión ayude a aliviar la situación fiscal de muchos países, agobiada por las consecuencias de la pandemia, y permita abrir espacios para apuntalar la recuperación económica y luchar contra la pandemia. Los recursos no son gratuitos (si se usan), pero la tasa de interés es una fracción de la que paga el Gobierno colombiano por deuda externa.

La pregunta ahora es qué hará Colombia con esos recursos. En el país el administrador de las reservas internacionales no es el Gobierno, sino el Banco de la República. Por esa razón, los recursos aparecen ahora consignados en el balance de este, engrosando las reservas internacionales brutas del país. Que los recursos descansen en el balance del Banco le agrega una capa de complejidad al uso que les dé el Gobierno.

En la junta directiva del emisor que se llevará a cabo mañana se discutirá el asunto. Dado que la intención del FMI con la emisión es dar un espacio fiscal a los gobiernos, me parece claro que la discusión no debería ser si el Gobierno puede echar mano de los recursos, sino de la figura mediante la cual puede hacerlo estando estos en el balance del emisor.

El reto para el Banco no es menor. No se trata simplemente de acordar qué tecla oprimir para transferir unos recursos. La figura que use y cómo presente la transacción sentarán un precedente. Hacia adelante, en los debates acalorados sobre el financiamiento público, sin duda, le pedirán que ese camino que siguió con las canicas también lo siga con los “billetes de verdad”.

@mahofste

Comparte: