Publicidad
14 Nov 2022 - 5:30 a. m.

¿La palabra «entrampamiento» existe?

Gazapera

La semana pasada escuché un breve y espontáneo debate radial sobre la palabra «entrampamiento»: que si existe, que si está en el diccionario, etc. A propósito de esto, vale la pena insistir en varios puntos. Lo primero —que lo habrán leído mil veces en esta columna— es que no es necesario que una palabra esté en el diccionario para decir que existe. Al contrario: el uso es lo que obliga a los diccionarios a documentar los cambios o las novedades léxicas. Y digo «diccionarios» —en plural— porque, aunque el Diccionario de la lengua española (DLE) es el más notable, no es el único.

Pero acudamos de todas formas a la Real Academia Española (RAE), que publica la obra mencionada a partir del trabajo de las 23 academias de la lengua (la RAE tampoco es la única). La institución ha expresado en redes sociales que la palabra «entrampamiento» es un derivado que se ha documentado en América. Además, es evidente que está bien formado, así que: ¿por qué no usarlo?

En la radio mencionaban también el verbo «resetear», documentado en el diccionario de María Moliner: «Poner el ordenador en la situación inicial, como si se acabara de encender».

Un verbo más, que suelo usar y me han sugerido rectificar: «reversar», registrado en el Diccionario de americanismos, entre otros. Como también ha dicho la RAE, probablemente es un calco del inglés «reverse», y en su lugar podría usarse «revertir», más preciso. Pero en vez de «agendar», por ejemplo, también estaban otros, como «programar». Aun así, «agendar», por su uso extendido, terminó entrando en el DLE. Pocas cosas reguladas son tan flexibles como la lengua.

mmedina@elespectador.com, @alejandra_mdn

Síguenos en Google Noticias

Temas recomendados

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.