Publicidad
30 Nov 2022 - 5:30 a. m.

El año de la “i”

El país de las maravillas

Quizás tenga razón Enrique Krauze y resulte siendo este el año de la “i”. Propone el ensayista mexicano que esta época está signada por la intolerancia y la irracionalidad, a propósito de las maneras como las sociedades lidian con sus divergencias políticas e ideológicas.

Pero basta asomar la mirada a la superficie, como un buzo timorato, para entender que también parecemos condenados a la improvisación. Por ejemplo, nadie del común entiende el berenjenal asociado a Hidroituango y la rebatiña en torno a su puesta en marcha y la seguridad de las poblaciones aledañas. O el incumplimiento en la capital de los acuerdos entre gobierno y ciudadanía para enfrentar la crisis climática, como denuncian ambientalistas, para no volver a mencionar la forma como se ha abordado la mitigación del impacto de la ola invernal. O el de quienes tienen a su cargo el manejo del tráfico y el aforo en el Coliseo Live, que de ser alternativa de entretenimiento se está convirtiendo en un dolor de cabeza.

Reina también la incertidumbre frente al presente y futuro del metro de Bogotá en medio de los ires y venires de las administraciones nacional y local, que hacen prever que lo pactado hasta ahora (que ya había pasado por encima de lo acordado antes) puede cambiar en la ya histórica disputa entre lo elevado y lo subterráneo.

La misma incertidumbre y las mismas antípodas entre el moderado optimismo y el catastrofismo al pronosticar el desempeño económico en el año que viene.

Y no cesan de aparecer las irregularidades en cada contrato, desde las megaobras hasta las cotidianas, como, por ejemplo, lo acaba de denunciar la UAESP en torno a la operación de cementerios distritales.

Lo peor es que ya no parece suficiente con la indignación, sobre todo por el asesinato de líderes sociales en aumento, que habla de una práctica incrustada en esta sociedad maltrecha, o los tres feminicidios diarios, a pesar de los llamados y las alertas.

Todo ello nos devuelve a la irracionalidad que plantea Krauze, no obstante toda la información disponible. Lo único evidente es que vamos a la inversa.

@marioemorales y www.mariomorales.info

Síguenos en Google Noticias

Temas recomendados

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.