Publicidad
22 Jun 2022 - 5:30 a. m.

Ni hecatombe ni unanimismo

La nuestra era una democracia incipiente, en estado de procuración, hasta ahora que ha comenzado a conjugar el verbo alternar. Cuidar esa acción política es la base que nos permitirá madurar como país, pero especialmente dar el salto del Estado premoderno que éramos a una nación vibrante que dirime sus diferencias, como acaba de suceder, en las urnas y mediante mayorías.

Alternar significa dejar abiertas puertas para la voluntad popular, con lo que se comprometió en campaña el flamante gobierno. Pero es también exigencia para quienes quieran encarnar la oposición. Dejar gobernar con el necesario control impedirá el ejercicio del poder desde los extremos.

Síguenos en Google Noticias