Publicidad
25 May 2022 - 5:30 a. m.

Rodolfo, el imaginado

Acaso Rodolfo Hernández no exista y sea el imaginario de una noticia deseada. Tal vez, el ingeniero no sea sino la proyección de la sombra, como llaman en sicología los anhelos reprimidos, los que contradicen las reglas de la sociedad o son vergonzantes.

De pronto no sea más que un fantasma construido para salirle al paso a la fatiga colectiva por la polarización, por el odio agobiante en esta campaña que no tiene cuando acabar.

Quizás no sea más que la expresión verbal de protesta frente a la encuestitis y el círculo vicioso de las estrategias políticas que no ofrecen nada nuevo cada día, salvo el carácter reactivo, impulsivo y tremendista de quienes quieren apabullar a los que piensan distinto.

Nada hay que buscar en las apariciones del personaje en cuestión, porque hablar de campaña sería una exageración y encontrar propuestas configuraría una desproporción. No. La explicación no está en la performance, por física sustracción de materia. La respuesta está en el alma colectiva de este país que todos los días se las ingenia para salir de la adversidad con humor, rebusque y celebración. Puro melodrama.

Las líneas argumentales las da este Gobierno descorazonador y su presidente desleído en babas. Las ha reforzado el uribismo degenerado en desilusión, como lo deja ver la figura desangelada y cada vez más distante de su candidato sin atributos. Es tal el desenamoramiento de esas huestes, que hoy celebran el holograma de Rodolfo por su figura patriarcal, autoritaria, populista, totalitarista y sin norte. Creen haber encontrado, en el fondo del baúl, el títere que estaban rebuscando.

Sería la expresión de los antivotantes, pero esos no irán a las urnas. De los del sufragio vergonzante, pero ya tienen a Fico. Del voto freak, pero ya conocieron a Duque. Del voto despistado, pero quizás ellos engrosen la lista de los más de siete millones de abstencionistas que conformarán el movimiento más masivo, aunque en la sombra, a partir del próximo domingo.

Los líderes y los ídolos son la proyección de los sueños de sus pueblos. La naciente proyección populista de derecha solo alcanza para pesadilla.

@marioemorales y www.mariomorales.info

Síguenos en Google Noticias