Publicidad

La flagrante hipocresía de los woke

Mauricio Botero Caicedo
18 de febrero de 2024 - 02:00 a. m.

Si bien el woke surgió como una alerta a la discriminación dentro de los negros en Estados Unidos, el término evolucionó más allá de lo racial para abarcar todo tipo de presuntas injusticias en temas sociales y políticos. Los woke consideran que, al ocupar un pedestal moral superior, tienen el derecho de imponer sus ideas progresistas -por difusas y vagas que sean- sobre el resto de la humanidad. En pocas palabras, los woke se han convertido en una “policía de la palabra”, cuya misión es descalificar a todos aquellos que perciben como misóginos, homofónicos o racistas. Especializados en una figura conocida como la de la “cancelación” (que en esencia es un boicot social y profesional, generalmente a través de las redes sociales) los woke no perdonan a los individuos que presumiblemente rebasan las líneas morales que ellos han trazado.

Para Jean-François Braunstein, profesor de filosofía en la Universidad de París, en una entrevista publicada en el diario El Mundo de España, “(Woke) es la primera religión que se enseña en las universidades. Desde el siglo XIX, este ha sido siempre el lugar de la tolerancia y la libertad de opinión, y hoy la mayoría están dominadas por esta religión woke. Evoca lo que llamamos el “gran despertar religioso”. Y es una religión sin perdón en la que el hombre blanco, colonialista, es culpable siempre de oprimir a las víctimas eternas. La libertad de discusión, la búsqueda de la verdad y el conocimiento objetivo están en cuestión. Es un ataque determinado a las luces, la herencia del conocimiento y la cultura occidental”. El epicentro de la religión woke son las universidades élites de Estados Unidos llamadas las “Ivy League”, ocupando la Universidad de Yale un lugar principal. En reciente artículo en el Wall Street Journal, el autor Rob Henderson deja ver la enorme hipocresía que permea a Yale en la que hay más estudiantes que vienen de hogares en el 1 % más rico de la sociedad, que del 60 % más pobre. Esta élite estudiantil, que aboga por desfinanciar y reducir el número de policías, no sufre la inseguridad que afecta a los estratos más bajos de la sociedad. La élite estudiantil también aboga por mayor permisividad en el uso de las drogas, no obstante que es precisamente el uso y abuso de las drogas lo que más afecta a los pobres. La crema estudiantil habla maravillas de los matrimonios abiertos, el servicio militar y las escuelas vocacionales, pero cuando se les pregunta si piensan tener un matrimonio abierto, ser parte de las fuerzas armadas o mandar a sus hijos a escuelas vocacionales, discretamente dejan entrever que esto es para la plebe. La élite estudiantil de Yale predica la igualdad, pero existe la certeza de que estas élites jamás cederían un cupo de sus hijos en Yale a un integrante del gueto. Entre la religión dogmática de los woke, y el populismo de la extrema derecha, el futuro luce sombrío.

Apostilla: ¿Qué clase de polen circulará en Washington D. C., que transforma a sus habitantes en majaderos? Afortunadamente para Biden, a su asesor Juan Cárdenas, después de permitirle a Maduro burlarse sin clemencia de EE. UU., lo renunciaron. Otro simplón que debe renunciar es Luis Almagro, secretario de la OEA, que no tiene ni idea si se está yendo o si se está viniendo.

Temas recomendados:

 

NAVY(47439)20 de febrero de 2024 - 01:32 p. m.
Pregunta: el Ivy League colombiano es Fecode?
Diana(30293)18 de febrero de 2024 - 12:47 p. m.
Nunca un ápice de autocrítica por parte de estos señoros que han disfrutacmdo con impunidad de imponerse e imponer sus opiniones y “saber” en todos los espacios, no importa cuando leas esto, nunca un llamarse al silencio y observar que ellos han contribuido precisamente al resquebrajamiento de unidad hegemónica con la que han constituido el “sentido común”. Para que leer otro viejo meado
DANIEL(93244)18 de febrero de 2024 - 10:22 p. m.
Por supuesto, usted y los suyos siempre querrán defender sus privilegios y ocultar sus infamias, así sea atacando a las personas que quieren asegurar una real democracia y un verdadero liberalismo! Por algo será; quieren reinstaurar su caverna.
nestor(17375)18 de febrero de 2024 - 06:11 p. m.
Sr. Botero, woke es como llaman en USA a los liberales demócratas de manera despectiva. Qué tal la moral del antiwoke número uno, Donal Trump, y del número dos, gobernador de Florida que canceló la enseñanza de la esclavitud en América, como si nunca hubiera sucedido. Sus héroes, me imagino.
Oscar(5340)18 de febrero de 2024 - 03:51 p. m.
Ud. hablando de los que se creen moralmente superiores ? todo parece indicar que Ud. es woke !!
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar