Publicidad

Paz Total, constituyente y retorno de Semana Santa

Mauricio Rubio
04 de abril de 2024 - 02:00 a. m.

Los días después del descanso pueden ser útiles para reflexionar sobre el futuro del enredado proceso de diálogo con distintos grupos armados cuyo poder no cede.

“La paz total está pésimamente diseñada; si no se rectifica, puede agravarse el conflicto” anotó hace poco Eduardo Pizarro, uno de los colombianos que mejor conoce la violencia insurgente y a los militares. Sería insensato descalificarlo a la ligera. El presidente mismo manifestó su indignación con Iván Mordisco, comandante de la facción disidente de las antiguas FARC. “Está matando dirigentes campesinos, está asesinando al pueblo y habla de revolución. ¡Qué revolución ni qué carajos! Es un traqueto vestido de revolucionario”. Esto se sabía desde junio de 2016 cuando abandonó el proceso de paz santista.

Este sanguinario seudo insurgente no parece haber sido tema de conversación en la reunión que tuvo Gustavo Petro con el Papa Francisco en el Vaticano a principio de año. La charla, de unos 40 minutos, se centró en la guerrilla más tradicional. “Es posible que hagamos una ronda acá, ya se hablará con el ELN, que podamos construir un paso más profundo en la dejación de la violencia” dijo el mandatario. Tras el mini cónclave, se molestó con una periodista por preguntar si ese acercamiento al pontífice no era otra mentira de un ateo como él.

En 2020, el entonces senador y precandidato aclaró que era católico, “no de rezar y asistir a misa”, pero sí de seguir la Teología de la Liberación. “Soy partidario de la libertad de cultos, no soy ateo, tengo mi visión de Dios. Lo importante es el compromiso con las personas menos favorecidas (…) desde una visión muy cristiana. Eso a mí me impregnó y siempre vi en este tema mi acción política (…). En la Teología de la Liberación lo que importa no es la forma, el rito, sino el compromiso”. No mencionó a Manuel Pérez, Domingo Laín ni a José Antonio Jiménez, curas españoles que en 1969 entraron clandestinamente al país, contactaron al grupo Golconda de religiosos promotores de dicha ideología, radicalizaron su discurso e ingresaron a los altos mandos del ELN.

Parece que solo ciertas decisiones de creyentes merecen reproche. “He visto católicos que se arrodillan y votan por Uribe para que mate muchachos”, anota Petro. Pero revivir y ensalzar la Teoría de la Liberación sí es aceptable para un presidente que busca la paz, así haya sido un movimiento religioso que apoyó acciones terroristas y una sangrienta lucha armada que duraría décadas.

El vínculo del Petro católico con iglesias cristianas o evangélicas es confuso y menos explícito. A mediados de 2023 Katherine Miranda, gran aliada del Pacto Histórico en el Congreso, se indignó con el convenio suscrito por el Ministerio del Interior e iglesias cristianas. “Es una VERGÜENZA!!!!!” trinó la congresista. “Ni siquiera Duque se atrevió a tanto!!!… Usarán nuestros IMPUESTOS para hacer convenios con el Estado y crecer su fortín”.

Una de las iglesias favorecidas fue la de Alfredo Saade, gran aliado de Petro que lleva tiempo promoviendo una constituyente para, entre otras cosas, cerrar el Congreso como opción contra la corrupción. Consecuentemente, es uno de los más decididos para apoyar la debatida iniciativa, con fogosas invitaciones al levantamiento popular. “Que se levante un pueblo. A la Primera Línea la invito, a las mujeres, a los hombres (…) a que se levanten, ¡por una constituyente ya!… A quitarnos el pie que nos tiene subyugados y no nos deja respirar, es el tiempo de levantarse Colombia. La orden está dada” sentenció quien maneja feligreses con sólida disciplina.

A Saade no lo incomodan minucias procedimentales. “Es una Constituyente por el camino excepcional, igual a la anterior basada en la soberanía popular a través de un acto de poder. En 1990 tampoco se podía por el camino institucional” subrayó, eliminando de un tajo la preocupación por requisitos legales para la convocatoria.

En el otro extremo del espectro ideológico, los herederos del cura Pérez, siempre reacios a dejar las armas en una mesa de negociación, han declarado que también apoyan la propuesta de Petro. “El proceso constituyente debe convocar realmente al pueblo colombiano, como ejercicio de democracia directa”. Sus pretensiones siempre han llevado implícito un revolcón de la institucionalidad existente. A Petro y su séquito, ese requisito para alcanzar un acuerdo les permitirá desacreditar por guerreristas a quienes lo critiquen.

Ante un panorama tan variado como espeso -un gran sancocho nacional-, ayudaría a la reflexión la serie argentina El Reino sobre el papel proselitista de los evangélicos. “La ansiedad de un político tradicional por ganar las elecciones es el punto de partida de la historia” resume un comentarista. La serie muestra cómo, sin confianza en los partidos tradicionales, surge “una estrategia electoral desesperada: sumar a un pastor evangélico a la fórmula presidencial”.

Ver más…

 

FERNANDO(sv6gc)05 de abril de 2024 - 12:02 a. m.
La alianza interesada de Petro con el pastor Saade tuvo su clímax al nombrarlo responsable del programa de aguas para La Guajira así se lucha contra la corrupción- promesa de Don Petro en campaña- se lucha con MAS CORRUPCION. Petro es el Uribe de la izquierda y Uribe el Petro de la derecha.Par de encantadores de serpientes: Don Petro no tome tanto tinto envenenado.
Atenas(06773)04 de abril de 2024 - 01:25 p. m.
Mauro, y corto te quedas al definir o tratar de descifrar al Calígula Petro. Lo q’ cierta/ es válido es q’ en él se configura la plena forma de la maldad, propia de un ser maléfico. No en vano mucho lo ha enojado la apreciación de J.Milei, de “terrorista, comunista y criminal”. Y cabe esperar q’ en lo sucesivo será peor, embebido o puto como está hoy después de la derrota a su emblemática bandera de la reforma al sistema de salud q’ marca el principio de su fin. Atenas.
Ricardo(35219)04 de abril de 2024 - 11:51 a. m.
Ética y Petro una contradicción total
haji(3766)04 de abril de 2024 - 09:05 p. m.
"Pero revivir y ensalzar la Teoría de la Liberación sí es aceptable para un presidente que busca la paz, así haya sido un movimiento religioso que apoyó acciones terroristas y una sangrienta lucha armada que duraría décadas." Usted habla de la Teología de Liberación o de la Teoría?
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar