Publicidad

Bazar cocalero

Nicolás Rodríguez
16 de abril de 2022 - 00:30 a. m.

En vez de hacer preguntas y contrastar fuentes, la revista Semana convirtió la versión del Ejército sobre lo ocurrido en Puerto Leguízamo (Putumayo) en una verdad periodística.

No es la primera ni será la última vez que Vicky Dávila confunde lo uno con lo otro. Si lo hace con agenda escondida o de una manera inocente, poca importancia tiene. Lo que sorprende en esta ocasión es la facilidad con la que nos venden la narrativa del Ejército sobre lo degeneradas que serían las zonas cocaleras.

Para justificar los desmanes del operativo militar y no explicar el asesinato de civiles, ya vamos en que se trató, en realidad, de un “bazar cocalero”. El nombre es casi divertido y típicamente infantil. Muy al estilo de Dávila. O de las salidas del propio ministro de Defensa, Diego Molano.

Sin embargo, vale la pena detenerse unos instantes en los supuestos que hay en la idea del bazar cocalero.

Por “bazar” debemos entender mucho más que una fiesta en torno a la música, la comida y el licor. Estamos ante una bacanal. Una orgía. Si además es un bazar cocalero, cualquier cosa inimaginable puede pasar y está permitida. En el diccionario periodístico de la nueva revista Semana no hay familias cocaleras. Hay narcos y mafiosos que no pueden contener sus instintos más primarios.

Hay una gente que no es gente.

La representación de los territorios cocaleros como espacios de parranda y desenfreno no se la inventó Vicky ni es, por supuesto, muy original. Pero la posibilidad de justificar abiertamente la militarización de estos espacios sí es un legado de los ministros de Defensa de Duque.

Lo que le sigue al bazar cocalero entendido como agasajo de personajes moralmente inferiores y al margen de la ley es, en la lógica militar, la justificación de la violencia. Esa sí, incontenible y a todo dar. Sin tregua, como dicen.

 

Buendía(67500)16 Abr 2022 - 11:53 a. m.
El Estado no hace presencia en esos territorios con vías, centros de salud, escuelas dignas, apoyo a los campesinos para que produzcan comida, ICBF, etc. De Santander de Quilichao hacia el sur prácticamente sólo hay Estado en forma de ejército para asesinar inermes. Obviamente se aprovechan también toda clase de grupos ilegales, narcos, guerrillas, paras, etc.
Luis(5541)16 Abr 2022 - 11:49 a. m.
Contrastar las fuentes. No hacer eco de la 'verdad' del que te paga. No presentar los conflictos de intereses. Está claro que el semanario de la Dávila no cumple con la función de la prensa libre. ¿Entonces por qué la FLIP sale a defender personas que no cumplen con el más mínimo criterio de periodistas? ¿Dónde quedó la ética?
No(eszua)16 Abr 2022 - 11:44 a. m.
Las Davilas negras trabajando para justificar los falsos positivos. https://elpais.com/opinion/2022-04-15/oscuro-episodio-en-colombia.html Leer periodismo de verdad da una idea de este platanal
Pipo Solarte(exbqo)16 Abr 2022 - 10:57 a. m.
Y no volvieron a tocar la unión con el Clan del Golfo de Matamba, en Nariño, del ex comandante de las FFAA, general Barrero y varios generales y coroneles activos y retirados a quienes ayudaban a eliminar a los grupos de la competencia en narcotráfico, minería ilegal y extorsión. Lo sacaron de Picota para que no delatara y urgen extradición de Otoniel pa tranquilidad de empresarios y políticos.
ERWIN(18151)16 Abr 2022 - 11:09 a. m.
entoda accion militar se privilegia la vida de civiles inocentes .. esono lo aplica nuestro glorioso ejercito ..iban por bruno ..el susodicho ya se habia ido ..que chamboneria ..oficiales mediocres ..como el de "defendiendo la democracia,maestro" ..un tranque de guerra a un edificio ..dijeron los Israelies del operativo.."que chambonada" ..
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar