Publicidad
24 Sep 2022 - 5:30 a. m.

Guerra contra la selva

Un mundo sin drogas como el que supone a ratos el discurso de Petro ante las Naciones Unidas es justamente lo que dictaminaron los Estados Unidos y trataron de implementar sucesivos gobiernos colombianos. Por esa vía, antes que a la valiosa insistencia en el paradigma de la reducción del riesgo practicado en Vancouver y otros lugares, llegaremos primero a la Filipinas de Duterte.

Dicho esto, hago parte de los que celebran la intervención del presidente.

Sobre el glifosato se pueden leer en más de una comunicación oficial de los Estados Unidos cosas como que será usado “un herbicida que ataca el sistema de las raíces y mata la planta”. Como quien se deshace de la yerba mala de cualquier jardín casero.

Ocurre que, como se sabe pero no se dimensiona, tracaladas de glifosato fueron arrojadas en el sur de Colombia desde avionetas que sobre la marcha iban calculando cómo hacer para no envenenar lo que sobrevivía a su alrededor. El agosto de los contratistas estadounidenses. Del Caquetá, el Guaviare (y el Catatumbo) pasamos, no obstante las marchas cocaleras de los 90, a Putumayo. Con todo y lo que tenía para arrojar el Plan Colombia, también convertido en lucha contrainsurgente. Y de ahí a Nariño.

Una mata fue declarada ilegal ante la ley. Condenada por su posibilidad para producir alcaloides. Es en buena parte a la selva amazónica que le fue declarada la guerra. Y por consiguiente, también a las prácticas a su alrededor. A las estrategias de supervivencia de colonos y campesinos.

Cuando se habla del fracaso de la guerra contra las drogas poco se repara en la diversidad de víctimas, humanas y no humanas. De eso habló Petro ante las mismas Naciones Unidas que declararon en 1961 y en plan de genocidio cultural el inicio del fin de la coca.

Un ecocidio que en tiempos de cambio climático bien podría pasar de la Naciones Unidas a la Corte Penal Internacional.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.