Publicidad
26 Nov 2022 - 5:30 a. m.

La paz total se construye a pedacitos

Tras los enfrentamientos armados en los que habrían muerto un total de 18 personas, varios analistas afirmaron, quizás con algo de razón, que la paz total en la frontera con Ecuador está en peligro.

El propio presidente Petro tuvo que cambiar el discurso pacifista. Dio a entender que el ADN político de los grupos armados que operan en el Putumayo está más cercano a la codicia del narcotráfico que a la revolución. Y sentenció con un recursivo: “Ya no es la lucha por el poder, es la lucha por la ruta”.

Como es entendible, no puede haber paz total con grupos armados ilegales que no atienden a los pedidos de cese al fuego. La salida presidencial era inevitable. Sin embargo, reducirlo todo a la naturaleza criminal de los grupos armados (y el mercenarismo) también es la vieja respuesta estatal desde que se negocian procesos de paz.

Cualquiera sea la tipología con la que el Gobierno termine por dirigirse tanto a los Comandos de la Frontera como a las disidencias del Frente Carolina Ramírez, va quedando claro qué es lo que está en juego con la escurridiza noción de “paz total”. Más allá de las negociaciones con el Eln, para el Estado colombiano se trata en este caso de reaccionar ante lo que salió mal en el proceso de paz con las Farc-Ep.

Las imágenes de los cuerpos violentados tras el enfrentamiento son una fotografía de lo degradado que está el conflicto. Las razones de su existencia, entre tanto, requieren igual atención. En vez de diagnosticar que la paz total hace agua y no será posible, convendría ahondar en esas motivaciones.

La paz total en la frontera con Ecuador se perfila como una forma más de lidiar con que algunos guerrilleros nunca hicieron parte de la negociación de las Farc-Ep, otros actores reincidentes se les sumaron y muchos más volvieron a las armas porque el Gobierno de Iván Duque no cumplió con lo pactado.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar