Publicidad
14 May 2022 - 5:30 a. m.

Se busca

En su discurso tardío del domingo, el presidente Duque le prendió fuego al incendio provocado por el paro armado del Clan del Golfo. En su opinión, los del Clan trataban de “generar intimidación a través de actos aislados”. Y no solo eso. También argumentó que, “desesperadamente”, intentaban “mostrar fortaleza que no tienen”. Ciertamente no se dirigía a los colombianos que habitan en los 11 departamentos sitiados.

Las críticas que recibió el Gobierno son apenas entendibles. Ni son hechos aislados, ni está en duda la capacidad que tienen los del Clan del Golfo. Casi un tercio de los municipios del país entraron en el paro armado, que además duró varios días.

Recibe alertas desde Google News