Publicidad
28 Jun 2022 - 5:30 a. m.

Elecciones y gobiernos

El país sigue dividido en dos. No existe la más mínima duda. El no del plebiscito de Santos sacó 6’431.376 y el sí obtuvo 6’377.482, una diferencia de 53.894 votos. Una victoria pírrica que rastrillan y maximizan los uribistas. Ahora tratan de disminuir la derrota de Rodolfo Hernández señalando que sacó 10’580.412 frente a Petro, que solo logró 11’281.013. Una diferencia pírrica de 700.601 votos, que en términos porcentuales es de 3,13 %. Pero obedeció a que en esta ocasión se votó en contra. Muchos —no todos— de quienes sufragaron por el hoy presidente electo lo hicieron para protestar contra Uribe, Duque y los partidos tradicionales; a su vez, quienes lo hicieron por el exalcalde de Bucaramanga querían manifestarse contra el “exguerrillero”. Esto demuestra que el país sigue dividido en dos.

Sobre otra cosa hay que hacer precisión. Los medios de prensa aseguran que Petro es el primer presidente de izquierda. ¿Y en qué queda José Hilario López, quien en 1851 acabó con la esclavitud, dándoles la libertad a quienes tenían esa condición? ¿Y qué decir de los presidentes que gobernaron con la Constitución de 1863, Manuel Murillo Toro, Santiago Pérez y Aquileo Parra? ¿Y la Revolución en Marcha de López Pumarejo con la reforma del 36, que estableció la propiedad privada como una función social, impulsó la Ley 200 sobre tierras, además garantizó el derecho de huelga y les dio personería jurídica a los sindicatos? ¿Y López Michelsen con la norma sobre matrimonio civil, que volvió laico al Estado colombiano? ¿Y la paz con el M-19 que firmó Virgilio Barco? ¿Y la paz de Santos con las Farc, que quisieron hacer trizas quienes hoy dejan el gobierno?

Luego, hablar de que hoy el país tiene el primer gobierno de izquierda es desconocer toda una trayectoria de gobiernos que también se apartaron de la Hegemonía Conservadora que nos gobernó desde Núñez, entre 1886 y 1930. Consecuencias de la Kola Román.

Síguenos en Google Noticias