Publicidad
30 Sep 2022 - 5:00 a. m.

El caballo de Alirio Barrera

No voy a criticar el permiso otorgado por el presidente del Congreso, Roy Barreras, para que funcionarios, senadores y representantes puedan ingresar a las instalaciones del legislativo con sus mascotas. A fin de cuentas, fue una medida bien intencionada, Lástima que, pudiendo cerrarla a perros y gatos, Barreras la dejó abierta a la libre interpretación de cada quien, que fue lo que produjo el ingreso del caballo de su colega Alirio al Capitolio Nacional.

No me cabe la menor duda que Pasaporte sea la mascota de Alirio Barrera. A fin de cuentas él es un hombre que nació en los Llanos Orientales, donde no se crece con la idea de tener un perro o un gato sino un caballo. Tampoco me cabe la menor duda de que el senador se aprovechó de la situación para sabotear el permiso otorgado para el ingreso de las mascotas.

Si Roy Barreras hubiese dejado claridad para que solo pudiesen ingresar perros y gatos, estoy seguro de que este vergonzoso acto de Alirio Barrera no se hubiese presentado, porque el Capitolio Nacional no es el lugar para que un caballo haga presencia.

Todos sabemos que los congresistas no pierden oportunidad para ganar pantalla, así sea con actos llenos de extravagancias como valerse de su condición de senador de la república para ingresar un caballo de paso fino al edificio donde se celebran las plenarias de Cámara y Senado. En estos casos, un permiso como estos debe cerrarse a determinados animales, porque también se corre el riesgo de que a algún senador o representante amigo del folclor se le ocurra llevar a una anaconda, y de esta manera llamar la atención.

Cabe preguntarse cómo le hizo el senador de oposición para ingresar con el animal al interior del Capitolio sin que el personal de seguridad, en este caso la Policía, se lo impidiera. ¿Es que acaso los congresistas pueden entrar lo que deseen al legislativo sin ninguna restricción? ¿Es esta la muestra fehaciente de que un senador hace lo que se le de la gana sin que la autoridad, que en este caso representan los uniformados de la Policía, pueda impedírselos? Ahora, si el de la idea fuese un funcionario o contratista del legislativo ¿también se le hubiese permitido el ingreso del caballo?

Más allá de los excesos cometidos con un animal para ganar cámaras y micrófonos, lo que hubo fue un claro abuso de la condición de senador de la república, porque estoy seguro de que, si en lugar de Alirio Barrera, el protagonista es un funcionario de alguna unidad de trabajo legislativo del Senado o de la Cámara, le hubiesen caído con toda y ya estaría por fuera de su cargo. Pero como se trata de un congresista, entonces lo dejan en lo anecdótico. Tan raro que esto ocurra en este país, ¿cierto?

Cambiando de tema: Sí es verdad lo que dice el senador Miguel Uribe, que el Centro Democrático no se comprometió a nada durante la cita con el presidente, Gustavo Petro. ¿A qué fueron entonces? ¿A quejarse?

@sevillanoscar

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.