Publicidad
21 Jul 2021 - 5:30 a. m.

Aguja en un pajar

En Colombia, donde las malas noticias abundan y nos inunda el pesimismo, el deporte y sobre todo sus triunfos se constituyen en motivo de unión, celebración y extremo orgullo patrio. Los triunfos deportivos de los nuestros nos hacen sentir más colombianos y nos llenan de satisfacción, mucho más cuando se logran representando a Colombia con la tricolor en el pecho.

No es ninguna novedad afirmar que el deporte colombiano está viviendo uno de sus mejores momentos: victorias en las grandes carreras de ciclismo, triunfos en los más importantes torneos de tenis, papel protagónico en campeonatos de fútbol, así como más de 50 atletas en los Juegos Olímpicos de Tokio, que comenzarán en los próximos días y ojalá ratifiquen y mejoren los resultados obtenidos en las últimas justas olímpicas. Cada vez con mayor eficacia Colombia invierte más y mejor en sus deportistas, quienes retribuyen sus propios esfuerzos, los de sus padres, entrenadores, ligas, federaciones y Gobierno con brillantes y vibrantes hazañas deportivas que nos hacen llorar de felicidad.

El crecimiento exponencial del deporte colombiano coincide con la excelente gestión de Ernesto Lucena, exministro del Deporte, quien desde el primer día en el cargo y hasta el último se destacó por su seriedad, compromiso y dotes de ejecutor de políticas públicas. Hizo bien Duque en designarlo en tan alta responsabilidad y en mantenerlo por tres años, permitiéndole alcanzar logros para la institucionalidad deportiva. Pocos ministros como él en este Gobierno. Puedo afirmar, con la misma vehemencia que he criticado a la administración Duque, que el exministro Lucena no será fácilmente olvidado por quienes estamos involucrados en el día a día del deporte nacional.

En el año 2019, Coldeportes se transformó en el Ministerio del Deporte con el propósito de dotar de mayores facultades y recursos al ente rector del ramo. En su momento, el nacimiento del ministerio tuvo detractores en quienes vociferaban que su creación atendía a intereses puramente burocráticos, cosméticos y politiqueros, en detrimento de los deportistas. Lucena rápidamente demostró lo contrario y posicionó el deporte colombiano como política pública estable con miras a la consecución de logros y triunfos, incluso apoyando con cuantiosos recursos el desarrollo de los deportistas, fundamentalmente a través de la institucionalidad representada en federaciones y ligas.

Ernesto Lucena, contra viento y marea, demostró que el Ministerio del Deporte es realmente una entidad para los deportistas. Logró un incremento en el presupuesto del deporte pasando de $500.000 a $800.000 millones al año, entregó numerosos escenarios deportivos en el marco de los Juegos Nacionales y creó el programa “Talentos Colombia” para potenciar a los jóvenes deportistas, aumentando la reserva y garantizando el indispensable relevo generacional a través de los Programas Avanzados de Desarrollo (PAD), en los que se hace un trabajo coordinado con las federaciones.

Todos estos logros, que sin duda tienen un impacto positivo en el deporte, fueron obtenidos por Lucena, quien demostró templanza en los recientes escándalos del fútbol y se mostró firme en su apoyo a la liga femenina, lo que ratifica que se dedicó a hacer su trabajo, puso los recursos de la entidad a favor de los deportistas y disipó cualquier duda respecto a la creación del Ministerio del Deporte, que por lo demás se ha convertido en uno muy importante.

Esperamos que Guillermo Herrera continúe por el mismo sendero y logre reafirmar la importancia del Ministerio del Deporte no solo como autoridad rectora, sino como una entidad en la que se privilegia la ayuda al deportista a través de la institucionalidad del Sistema Nacional del Deporte.

En la admnistración Duque —de eufemismos, desaciertos y desgobierno— fue muy grato encontrar, así sea como aguja en un pajar, a un funcionario como Ernesto Lucena, dedicado a apoyar el deporte que tanto nos une bajo el hermoso lema de “Colombia, tierra de atletas”.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.