En vivo
Contrato del Mintic: juez decide si envía a la cárcel a tres implicados
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Minimizar
15 Sep 2021 - 5:30 a. m.

Cadáver exquisito

Pascual Gaviria

Pascual Gaviria

Columnista

Abimael Guzmán Reinoso dejó testimonio en su celda de un último acto para poner en vilo al gobierno del Perú. Su cuerpo en la Base Naval del Callao es a la vez trofeo y ultraje para las fuerzas políticas más importantes del país. Parece que el Presidente Gonzalo y la pulmonía que se lo llevó tenían muy buen sentido de la oportunidad. Falló por un día para morir en el 29° aniversario de su captura y revolvió a un gobierno recién llegado y a una oposición encabezada por el apellido de su principal verdugo. Y eligió un 11 de septiembre. Abimael siempre tuvo formas extremas, emparentadas con la muerte, para dejar sus mensajes y alentar sus delirios.

En la Navidad de 1980, Sendero Luminoso comenzó a colgar perros muertos de los cables de la luz en el centro de Lima. Algunos estaban acompañados de carteles con el nombre de Deng Xiaoping, a quien repudiaban por desconocer el legado de Mao. Otros venían con amenazas de bombas. Una demencia más para aterrorizar a la población. Los temores de hoy son mucho más sutiles y están inspirados por el fantasma de Guzmán Reinoso y los recuerdos de las actuaciones, biografías y declaraciones de algunos funcionarios del presidente Pedro Castillo.

Comparte: