Publicidad

Imposible no ver el documental “Cuando las aguas se juntan”

Patricia Lara Salive
21 de abril de 2023 - 02:05 a. m.

Luego de ver Cuando las agujas se juntan, documental de Margarita Martínez, concluí, bañada en lágrimas, que si aquí se acaba el machismo, termina el conflicto.

He aquí algunos testimonios:

“Empezaron a venir en las noches, mataban, se iban. Otra vez venían en las noches, mataban… Esa fue una estrategia que usaron para aterrorizar”. Ofelia, comuna 13, Medellín.

“Si usted me caía mal, vaya donde Fulano y mátelo. Si me debía plata y no me pagó, mátelo. Si me miró maluco, mátelo… Mi mamá era alegre, echada pa’lante, alta, blanca, muy bonita, ¡como la hija! Tengo sus facciones, porque ella tenía estos dos lunares. Una noche mi papá nos dijo que teníamos que recoger las cosas e irnos porque a mi mamá se la habían llevado y no iba a regresar. Yo tenía unos 12 años”. Mayerlis, Montes de María.

“Estábamos a la expectativa de que llegaran los actores armados a violarnos, a matarnos o incluso a llevarnos pa los grupos de ellos... Uno se enamoró de mí y me contaba cómo cogían a sus víctimas, se hacían amigos, las invitaban a cenar y a llevarlas para luego asesinarlas. Yo vivía con ese miedo… Yo pasaba en las tardes [por una finca] para bajar al pueblo a dormir. Entonces se iba conmigo charlando hasta que ya comenzamos el encarrete. Yo ya tenía como un compromiso con él y no lo podía soltar. Y mi familia me decía: «Usted en qué está metida, nos está poniendo en riesgo». Yo decía que la mejor forma no es dejarlo, es seguir el juego [para] que no [nos] haga daño. Era muy tensionante, pues [yo era] señalada como colaboradora de esos actores armados, obligada por miedo... Hasta que alguien me hizo el favor [sonríe], otra más bonita, [y] me lo quitó”. Azucena, Oriente Antioqueño.

“«Usted viene conmigo, que el patrón la mandó a buscar». Y él le dijo a mi esposo: «Usted se queda con los niños y ella se va conmigo». A las nueve de la noche me sacó para el Alto de Julio. Nueve días me eché con él allá haciéndole cuanto quiso que le hiciera [llora]… A mi esposo le pidió un galón de gasolina pa regresarme a la casa. Ya después mi esposo tuvo problemas conmigo. Por eso me dejó, me quedé con mis dos hijas”. Noelia, corregimiento Libertad, San Onofre.

“Le comenté al secretario de Educación del Putumayo: la mitad [de los estudiantes] se los están llevando los de las Farc. Les dan una cátedra, un manual de convivencia y se los llevan. Y las madres quedan muy tristes. Educación tiene que hacer algo. «Usted se calla, supervisora, en esas cosas no nos podemos meter, porque el presidente ha prohibido terminantemente que se hable con esa gente». Sin embargo yo les decía a las mujeres: «Vamos a ver dónde están los niños». A veces los rescatábamos y otras no”. Fátima Muriel, Putumayo.

“Los reclutadores... uno tenía una tienda, vendían cerveza… A los muchachos les gustaba ir… A los que les gustaban las drogas, el tipo les daba drogas. Y así se fue ganando su confianza. Entonces les hicieron proposición de trabajo, que iban a ganar muy buena plata. Y el hijo mío estaba sin trabajo [y] llegó a la casa muy contento y me dijo que ahora sí se iba a ganar su plata para ayudarme a pagar la casa. El 2 de marzo él salió a las siete de la noche. Me dijo que le guardara comida que no se iba a demorar, que hablaba con el señor del trabajo y venía para la casa. Nunca más volvimos a saber de él... Duramos seis meses para saber que estaba muerto y enterrado en una fosa común en Ocaña, Norte de Santander”. Blanca Monroy, madre de Soacha.

Función: Cinemateca Distrital, abril 26, 8 p.m.

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

Temas recomendados:

 

Luis(97873)21 de abril de 2023 - 05:21 p. m.
Cuantas humillaciones se presentan en diferentes regiones del país, por grupos de delincuentes y desde hace muchos años. Leer estas noticias en regiones en "paz" duele y pensar que los muertos son gente humilde de ambos bandos.
Alvaro(63032)21 de abril de 2023 - 02:50 p. m.
El documento debe estar en el centro de memoria historica.divulgarlo .
Melibea(45338)21 de abril de 2023 - 12:27 p. m.
Lo lamentable de estos testimonios,es que la gente no le importan,al contrario,ruegan que la guerra y sus promotores se mantengan con más fuerza y poder.
Atenas(06773)21 de abril de 2023 - 12:00 p. m.
¡Más de las mismas miasmas q’ tanto han degradado al país! ¿Y hemos de pasar rumiándolas? Tal es el escenario propicio pa q’ lleguen vendedores de humo y florezca el mesianismo. Mejor, ¿X qué no hacemos lo q’ más se precisa habida cuenta q’ hay una causa primigenia? Sí, la falta de oportunidades, ¿acaso no lo sabes, mi Pati..difusa opinadora?¡Con razón aquí vienes a dar tanta lora!Pablo Escobar, el monstruo, una vez dijo “Soy el resultado de la falta de oportunidades, comencé robando lápidas”.
  • ERWIN(18151)21 de abril de 2023 - 12:43 p. m.
    Es para no olvidar apenas ..cada vez que haya oportunidad,recordar esas desgracias cometidas por esa extrema derecha asesina y corrupta y poy los desadaptados de la guerrilla ..no olvidar ..para no repetir ...chao apenas.
Antonino(11779)21 de abril de 2023 - 11:52 a. m.
Ĺa ley del más fuerte ha sido, es y estará vigente por siempre. Ingenuo echar mano del término "machismo" para estar a tono con el lenguaje del momento.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar