Publicidad

Por ahí es la cosa, ministro Reyes

Patricia Lara Salive
21 de junio de 2024 - 05:05 a. m.

El nuevo ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Carlos Reyes, anterior director de la DIAN, que dejó la entidad en medio de cuestionamientos por la disminución en el recaudo de impuestos, debutó en su nuevo cargo dando declaraciones que, si contagian de su espíritu constructivo al Gobierno y especialmente al presidente Petro, podrían empezar a enderezar la economía del país.

“Queremos que el sector privado sepa que el Gobierno lo ve como un aliado clave en el fortalecimiento de la economía y que vamos a trabajar de la mano”, dijo en entrevista que le dio al periódico El Tiempo. “Este ministerio está para escuchar al sector privado, para plantear apuestas productivas más grandes que lo que se ha hecho en los últimos 30 años y conjuntamente sacar adelante el crecimiento económico del país”, agregó.

Por fortuna, el lenguaje del nuevo ministro parece bastante alejado de aquel que usa con tanta frecuencia el presidente de la República, quien ha hablado de los “empresarios esclavistas” y los ha culpado de cuanto mal hay, con lo cual les ha hecho un gran daño a las relaciones entre el Gobierno y la empresa privada. Lo más grave es que ha afectado la confianza que debe tener el sector empresarial en el futuro de la economía y en la estabilidad de las reglas de juego, de modo que se anime a invertir en Colombia y, por ende, a generar empleo.

Es muy importante que el presidente supere en su mente el estereotipo de la Casa Arana, con los horrores que sus miembros cometieron en las selvas de Colombia al explotar el caucho, como lo cuenta de manera dramática y magistral el escritor José Eustasio Rivera en su novela La vorágine. También es clave que supere su rechazo a los empresarios, entre otras cosas, por la complicidad que se dio, por ejemplo, entre la empresa Chiquita Brands y los paramilitares en el Urabá, y que abandone las generalizaciones negativas sobre la empresa privada.

De la mano de tantos empresarios que quieren apostarle a que al país le vaya bien, debe lanzarse a reconstruir la economía y brindarles confianza a los empresarios nacionales y extranjeros para que inviertan en el país y aumenten la producción y sus ganancias. Como consecuencia, se incrementaría el recaudo de impuestos. Porque el Gobierno puede aumentar todos los impuestos que quiera, pero si no se generan utilidades, la DIAN no tendrá cómo subir los ingresos, con lo cual los proyectos sociales de Petro no podrán levantar cabeza. Así que nada funcionará mientras la economía esté estancada. Y como bien lo dijo el exministro Mauricio Cárdenas en entrevista a Cambio, “lo que tiene estancada la economía es la falta de confianza”.

También la tiene estancada el pesimismo generalizado. Por eso, igualmente, cayeron como un bálsamo las declaraciones de nueve empresarios destacados que, en El Tiempo, pidieron “abandonar el pesimismo y el discurso negativo, actuar para recuperar la inversión y la confianza, y defender la institucionalidad democrática”.

Por todo lo anterior, hay que decir que el ministro Reyes está bien enfocado cuando dice que su principal tarea, en sus primeros meses como ministro, “será fortalecer la relación entre el Gobierno y el sector privado”. ¡Adelante, ministro!

Nota. Un adiós agradecido al cardiólogo Camilo Cabrera, quien construyó con su hermano Reinaldo ese hospital espléndido que es la Fundación Cardioinfantil. Paz en sus tumbas.

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

 

Aura(81917)22 de junio de 2024 - 12:47 a. m.
♥️♥️♥️♥️📚📚📚🐾
Bernardo(31155)21 de junio de 2024 - 10:41 p. m.
Pero la reforma a la salud (léase pulverización de las EPSs), podría ser hundida uno de estos días para probar que Reyes reina en alguna de las partes del descabezado desgobierno petrista...
Felipe(94028)21 de junio de 2024 - 10:21 p. m.
La articulista acaba de sentenciar al ministro. Petro lo echará en breve, junto al resto de ministros que aun no hayan insultado a los empresarios. Aquí no importa que no cubran objetivos, importa que sean beligerantes al estilo 1973 y que extraigan sus comentarios de las 10.000 horas de discursos de Fidel Castro, (Publicados por Ediciones Pionyang).
ALVARO(28865)21 de junio de 2024 - 09:06 p. m.
De acuerdo, pero reconozcamos que los empresarios también tienen discursos negativos. Contra los sindicatos, por ejemplo, actitud que explica los centenares de sindicalistas asesinados . Y contra la idea de mejorar salarios de hambre, que no suben al ritmo de las ganancias que ellos acumulan. ¿A quién diablos benefició el cambio de las horas nocturnas en tiempos de Uribe? Se cambió el horario dizque para crear empleo Y NADA, lo que se dice nada, pero no se reversaron la medidas.
Mario(16018)21 de junio de 2024 - 07:04 p. m.
Una cosa es lo que diga el ministro Reyes y, otra, lo que diga el sofista e irresponsable presidente. El país está en manos de un inepto populista que no escucha a sus ministros.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar