Publicidad
9 Dec 2022 - 5:00 a. m.

Medidas de excepción

El ministro de Educación anunció que el Gobierno utilizaría su poder para evitar que las universidades privadas aumenten matrículas por encima de la inflación y las obligaría a asumir los intereses reales de los créditos que otorga el Icetex a sus estudiantes. De facto, quiere convertir a las universidades en deudoras de contratos de crédito que no han suscrito. Sobra decir que ambas medidas afectan las finanzas de las universidades (limitando, por ejemplo, su capacidad para apoyar de manera focalizada a los estudiantes que más lo necesitan) y sientan un precedente preocupante de menoscabo de la autonomía universitaria.

El ministro justificó estas medidas invocando circunstancias excepcionales: la inflación actual y el crecimiento futuro. No son argumentos muy convincentes: los salarios subirán más que la inflación y la economía siempre tiene ciclos. Las universidades enfrentan una gran presión de costos, generada sobre todo por el aumento del costo del profesorado, y tendrán que acudir a fórmulas variadas para tratar de no trasladarlos a los estudiantes. Es una tarea delicada, difícil y de largo plazo. La intervención “excepcional” no la facilita.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.