Publicidad
15 May 2022 - 5:30 a. m.

Asaltantes

En plata blanca, lo que ha sucedido con el suspendido alcalde de Medellín puede resumirse en que el notablato antioqueño no pudo revocarle su mandato, luego la Procuraduría lo tumbó valida de una ley de precaria constitucionalidad y en su reemplazo Iván Duque nombró a uno de sus tenientes y amanuenses, el comisionado de Paz, Juan Camilo Restrepo.

Todo resultó muy mal. Curiosamente los amigos del Gobierno han celebrado la suspensión temporal de Quintero y además defendido la supuesta legalidad de lo que en la historia será recordado como un verdadero raponazo.

Recibe alertas desde Google News