Publicidad
8 May 2022 - 5:30 a. m.

Capaces de todo

Era inevitable que esta campaña suscitara episodios intimidantes contra uno de los candidatos más opcionados, porque aquí tenemos aprendido que cuando se agotan los argumentos de la escasa dialéctica el paso siguiente es el aniquilamiento moral y si este tampoco funciona entonces no queda de otra que el exterminio físico. La ultraderecha ya lo hizo el 9 de abril de 1948, cuando acribillaron a plena luz del día a Gaitán, disparos con los que le cambiaron el rumbo al país porque, abatido el caudillo y dividido el liberalismo, se hicieron presidentes Ospina Pérez y Laureano Gómez, dictadores civiles que gobernaron a sangre y fuego y sin Congreso, como después lo hizo Gustavo Rojas Pinilla, tirano militar.

Digo lo anterior no por el remedo de entierro de Fico, que el Centro Democrático (CD) ha desfigurado al extremo de convertirlo en amenaza, lo cual no es más que una estrategia mediática para que termine de pasar inadvertida la denuncia de Petro de que se está fraguando un atentado en su contra. Algunos insensatos del CD han puesto en duda esa denuncia, lo cual es un desafío y una torpeza, porque aquí sí matan. De Luis Carlos Galán se recuerda que antes de su magnicidio se supo que el narcotraficante Pablo Escobar estuvo a punto de matarlo en una visita que hiciera a Medellín antes del crimen.

Síguenos en Google Noticias