Publicidad
1 May 2022 - 5:30 a. m.

Trapo rojo desteñido

Los años de César Gaviria en la dirección única del liberalismo han sido un desastre. El gran partido que enarboló y logró las conquistas sociales y democráticas de este país hoy es el socio de ocasión de la más rancia ultraderecha.

Fue con Gaviria que el partido organizó un esquema de membresía, consistente en que solamente reconoce como liberales a quienes se hayan afiliado a la colectividad. Los demás que crecimos en el ideario liberal y lo hemos representado y defendido pero no nos hemos sometido al régimen del “carnet” no existimos. Sencillamente, una idiotez.

Recibe alertas desde Google News