Publicidad
22 May 2022 - 5:30 a. m.

Nuestra democracia está en peligro

Las elecciones presidenciales de 1970 y de 1990 fueron muy peligrosas pero por razones distintas. Y recordar esos momentos críticos es útil para comprender la gravedad de la actual coyuntura.

En 1970, el gobierno Lleras se parcializó a favor del candidato Pastrana y por ello fue regañado por el entonces procurador Aramburo, en épocas en que los procuradores no eran descabellados sino independientes. Esta parcialidad gubernamental fue tan grave que aún existen sospechas fundadas de fraude, lo cual alimentó la violencia política en la siguiente década. Al fin y al cabo, el M-19 nació por esa percepción extendida de que hubo fraude en esa disputada elección. Pero al menos en 1970 la violencia era aún baja y no hubo amenazas creíbles de atentados.

Síguenos en Google Noticias