26 Sep 2021 - 5:30 a. m.

Presidente y minsalud: ¿apoyan el “waiver” en vacunas?

Rodrigo Uprimny

Rodrigo Uprimny

Columnista

En su último discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente Duque calificó de “inauditas” las desigualdades globales en la vacunación contra el COVID-19, que han llevado a que algunas naciones tengan vacunas “para seis o siete veces su población” mientras que otras “no han aplicado ni una sola dosis que les inyecte esperanza”. Y señaló, con razón, que esa distribución inequitativa de vacunas no sólo es injusta sino un grave error, pues “nos exponemos como humanidad a que nuevas variables puedan atacarnos con mayor ferocidad”.

Después de esas acertadas declaraciones, algunos tuvimos la esperanza de que Duque anunciaría —como lo hizo en esa misma Asamblea Pedro Sánchez, el presidente del gobierno de España— su respaldo a la suspensión temporal de las patentes sobre las vacunas frente al COVID-19, que fue propuesta ante la OMC (Organización Mundial del Comercio) por India y Sudáfrica hace meses y que cuenta con el apoyo de más de 100 países.

Esa suspensión temporal de las patentes, o waiver, es una necesidad pues hoy no se están produciendo suficientes vacunas para que puedan ser repartidas equitativamente a toda la población mundial. Sin embargo, esa escasez es artificial pues existe la capacidad técnica para incrementar rápidamente la producción de vacunas, pero eso no ha sido posible debido a las patentes, que otorgan un monopolio temporal sobre su producción a las farmacéuticas que las descubrieron, en gran medida gracias al apoyo de dineros públicos. Nadie puede producir esas vacunas sin su permiso. El waiver, con la correspondiente transferencia tecnológica, permitiría entonces que empresas y Estados con las capacidades técnicas suficientes produzcan masivamente las vacunas necesarias, sin temer sanciones por violar patentes, con lo cual, según cálculos expertos, en pocos meses habría vacunas suficientes para toda la humanidad.

El gobierno Duque ha mantenido frente a esa propuesta de waiver una inaceptable ambigüedad. Mientras que en una entrevista en este periódico, a finales de julio, Duque sostuvo que respaldaba esa iniciativa, en realidad, al momento de escribir esta columna, Colombia es uno de los pocos países de América Latina, junto con El Salvador y Chile, que no respaldan formalmente el waiver. Esa indecisión de Duque nos fue confirmada por la respuesta que recibimos hace unos días a un derecho de petición que Dejusticia y el Centro de Pensamiento Medicamentos, Información y Poder, de la Universidad Nacional, presentamos al Gobierno para que nos explicara su posición frente al waiver. La respuesta, un poco cantinflesca, es que siguen estudiando el asunto. Repito, el gobierno Duque sigue estudiando si apoya o no el waiver, mientras el virus sigue circulando, mutando y matando.

Como en el discurso ante la Asamblea de Naciones Unidas el presidente Duque mantuvo esa ambigüedad, que ha sido la misma del ministro de Salud, y como sus respuestas a nuestros derechos de petición son igualmente ambiguas y dilatorias, como ciudadano sólo me queda públicamente hacerles unas simples preguntas: ¿piensa el Gobierno apoyar en la OMC la suspensión temporal de patentes de vacunas y tratamientos frente al COVID-19? Y si no es así, ¿cuáles son las justificaciones para no hacerlo? ¿Lo siguen pensando?

Adenda. Puede discutirse si, eliminada la reelección, se justifica o no mantener la Ley Estatutaria de Garantías. Pero pretender suspenderla con un articulito en el presupuesto es triplemente inconstitucional: i) es un mico que ii) desconoce la especificidad de la Ley de Presupuesto y que iii) ignora que el presupuesto no puede derogar, modificar o suspender una ley estatutaria, que es de superior jerarquía.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

Comparte: