10 Oct 2021 - 5:30 a. m.

Televisión pública pero no gubernamental

Rodrigo Uprimny

Rodrigo Uprimny

Columnista

El nuevo gerente de Telemedellín, Deninson Mendoza, pasará a la historia: su frase “yo hago caso como un verraco” será recordada como la expresión que mejor define la lambonería y el arribismo de quienes aceptan cargos públicos pero no para servir a la ciudadanía, como es su deber, sino para complacer a sus jefes y avanzar en su carrera burocrática. Pero más allá de las burlas que pueda ocasionar esa grabación de Mendoza, este escándalo pone nuevamente en evidencia el mal diseño institucional de los medios públicos de información en Colombia, que son entendidos como botín y maquinaria política de los gobernantes de turno y no como un servicio público informativo que debería entonces ser independiente y aspirar a ser imparcial.

La razón de esa distorsión reside en la nula autonomía institucional que tienen los canales regionales o nacionales frente al presidente, los alcaldes y gobernadores, pues sus cabezas, como el gerente de Telemedellín, son funcionarios nombrados y removidos libremente por el Gobierno nacional o los gobiernos seccionales, como si fueran un ministro o un secretario de Gobierno. Eso es tan obvio que el alcalde de Medellín, al pedirle la renuncia a la anterior gerente de Telemedellín, Johana Jaramillo, le explicó que no lo tomara mal, que “era solo un movimiento en el gabinete”.

Comparte: