Publicidad

Tiburones y frailejones en el país de la belleza

Sandra Vilardy
28 de febrero de 2024 - 02:00 a. m.

Difícilmente la biodiversidad ha generado en tan poco tiempo tantas noticias y emociones como lo sucedido en las últimas semanas. Los incendios en los bosques urbanos, la pesca de tiburones, la infraestructura en Gorgona, el rebrote de los frailejones y la COP16 han activado una conversación en donde argumentos biológicos, sociales, institucionales, populares, populistas, unos más ruidosos que otros, mucha emocionalidad y mucha incertidumbre se mezclan como en un bamboleo de olas de un mar de leva.

Las cifras del Sistema Global de Información sobre Biodiversidad (GBIF) nos dicen que somos el segundo país con mayor número de especies conocidas y el primero en número de especies conocidas por superficie. Los listados ayudan a dimensionar la excepcionalidad de nuestra biodiversidad, pero aún seguimos desconociendo lo que eso representa y significa. Y es que nos está costando mucho comprender lo que significa la crisis de biodiversidad. Cada dos años WWF publica su informe Planeta Vivo, basado en el análisis del estado de las poblaciones de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces del mundo. El informe del 2022 muestra una disminución entre 1970 y 2018 del 69 % de las poblaciones de estos grupos, en la región de América Latina y el Caribe la disminución es del 94 %; se están desocupando nuestros ecosistemas de la vida que los habitaba.

En otras columnas he mencionado que dependemos como individuos y como sociedad de la biodiversidad; la biodiversidad no solo genera espacios bellos, también genera procesos útiles para nutrirnos, tener salud, cubrirnos, tener entornos seguros y haber generado sistemas de conocimiento y posibilidades de desarrollar la creatividad humana. Con la biodiversidad disminuyendo, la dependencia y vulnerabilidad de las poblaciones que usan la biodiversidad es algo que debe prender las alarmas. Por ejemplo, en ese mismo informe se menciona que la abundancia de rayas y tiburones ha disminuido un 71 % en 50 años.

Podemos tomar varios caminos: ignorar las cifras del declive de la biodiversidad y crear una irresponsable dicotomía de que se puede seguir usando la biodiversidad con las prácticas tradicionales, culpando a la ciencia y los científicos por ser los mensajeros de verdades incómodas; o tomar decisiones responsable reconociendo que es necesario hacer cambios importantes, institucionales, de generación de información, de enfoque en la gestión y de cambio de hábitos incluso en las comunidades locales que dependen de la biodiversidad amenazada y, por lo tanto, se vuelven más vulnerables.

Hay varias conversaciones nacionales pendientes que deben ser abordadas con seriedad y responsabilidad institucional, sobre todo reconociendo las tendencias de la crisis climática y sus efectos socioecológicos. Por ejemplo, el papel que aún cumplen las reservas forestales en la regulación del agua, en la adaptación climática y en otros múltiples servicios ecosistémicos, que se encuentran en áreas de aspiración de reservas campesinas o de minería ancestral de las comunidades del Pacífico.

Los rebrotes de los frailejones del páramo de Berlín luego de los incendios nos han emocionado. La biodiversidad tiene mecanismos para recuperarse de eventos críticos, que están pasando en medio de una crisis gigante e inédita. Restaurar la naturaleza perdida para la adaptación climática y mantener los flujos de las contribuciones de la naturaleza para el bienestar social y económico del país debe ser una reflexión urgente en medio de la preparación para la COP16.

 

Francisco(30227)28 de febrero de 2024 - 03:47 p. m.
Mientras exista la especie dizque "inteligente", el planeta siempre tendrá en ella, su peor enemigo.
Hernando(58851)28 de febrero de 2024 - 06:03 p. m.
Las plantas son seres inteligentes y para convencernos de esto, basta observarlas, pero eso sí constante y detenidamente; ellas nos muestran cómo superan las dificultades que se les presentan o si no qué es lo que nos están diciendo los frailejones del páramo de Berlín.
Gonzalo(25772)28 de febrero de 2024 - 01:21 p. m.
Esta señora da la impresión que se graduo con la cabal.
  • haji(3766)28 de febrero de 2024 - 10:51 p. m.
    No manito, el sectsrismo le redujo su capacidad de pensar a CERO
  • Andrea(10514)28 de febrero de 2024 - 06:31 p. m.
    Tenía que escribir cualquier babosada para justificar el sueldo en la bodega
  • Francisco(30227)28 de febrero de 2024 - 03:46 p. m.
    Qué comentario tan ESTÚPIDO! Plop!
Raquel(36024)28 de febrero de 2024 - 12:44 p. m.
Cuando entendamos a cabalidad que toda la naturaleza está interrelacionada y que los seres Humanos formamos parte de esa inmensa malla de la vida actuaremos de otra forma. Bienvenida la COP16 para hablar de la vida y actuar en consecuencia
leunamuno(9808)28 de febrero de 2024 - 10:59 a. m.
Habla tanto, que, parece no saber de lo qué está hablando. Se hoye como un ladrido más en la jauría.
  • Andrea(10514)28 de febrero de 2024 - 06:32 p. m.
    Otro que tiene q justificar el sueldo en la bodega.
  • Eduardo(26198)28 de febrero de 2024 - 02:59 p. m.
    ¿ hoye ? eso qué es ? Increíble la ignorancia ortográfica !
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar