Publicidad

Los genocidios y la doble moral

Santiago Villa
26 de octubre de 2023 - 02:05 a. m.

Siempre me ha molestado la doble moral y por eso nunca me ha gustado la derecha. Hoy es también uno de los motivos por los que me desencanté del discurso público de buena parte de la izquierda mundial.

Hay una lógica demasiado común en la derecha y en la izquierda, y es que los únicos individuos, comunidades o países realmente merecedores de los derechos humanos y de estar cobijados por el derecho internacional humanitario son quienes comparten sus posiciones políticas (o quienes se cree que las comparten). De lo contrario, ponen bajo sospecha que esas violaciones se estén cometiendo, las justifican o las ignoran.

Para la izquierda que se comporta así, Rusia, por ejemplo, tiene derecho a destruir ciudades enteras en Ucrania y a bombardear a la población civil, incluyendo hospitales, porque está ejerciendo su derecho a una suerte de legítima defensa preventiva contra la OTAN. Es un estándar muy distinto al que aplican para Israel, incluso habiendo sido víctima de una agresión directa.

Los intelectuales colombianos que se manifiestan a favor de Ucrania, así sean bombardeados, son merecedores de burlas. ¿Las mismas personas que se burlaron de Héctor Abad Faciolince se burlarían de un escritor colombiano que, por los mismos buenos motivos que Abad en Ucrania, viaje a Gaza para expresar su apoyo a los palestinos y sea bombardeado? Por supuesto que no.

Esta es la dobla moral. Un espejo ético de la derecha frente a la que se creen tan moralmente superiores.

Como he dicho ya varias veces, no considero que los ataques de Israel a los palestinos de Gaza sean parte de un genocidio. Considero que la demencial respuesta de Israel podría esconder la intención de lograr una limpieza étnica: un desplazamiento forzado en masa de los palestinos de Gaza hacia Egipto, más que exterminar al pueblo en sí. Pero reconozco que la línea es delgada y confusa, y también que mi perspectiva podría cambiar, porque no sabemos realmente cuál es el objetivo de Netanyahu. Me pregunto si él mismo lo sabe. Pero ese no es el punto. Para construir mi siguiente argumento supongamos que sí es un genocidio.

Durante las últimas dos semanas hemos visto al presidente Petro orgulloso de lo que él llama su liderazgo mundial contra los genocidios. Ha peleado por redes sociales con altos funcionarios del Gobierno de Israel, con directores de instituciones históricas judías y con el embajador de Israel en Colombia (quien por su parte tuvo un comportamiento poco profesional para su cargo en sus intercambios con el Gobierno colombiano). Según la responsabilidad que el presidente de Colombia se ha arrogado, debe condenar los genocidios donde sea que acontezcan.

Pero si quiere liderazgo en torno a un tema tan serio como los genocidios, no puede ser selectivo. El presidente Petro escogió condenar este supuesto genocidio por sus afinidades políticas, pero quizás también por afinidades políticas calla sobre otros.

Hace unos días el presidente de Colombia llegó a China. Es probable que este viaje no habría sucedido si hubiera dedicado al pueblo uigur al menos una pizca de la energía dedicada a la defensa del pueblo palestino. Los uigures también son musulmanes y son víctimas de un Estado que busca suprimir su autonomía, por no hablar de la etnia en sí. En Xinjiang hay campos de concentración, hay una política de exterminio cultural y hay una política para reemplazar la mayoría uigur por ciudadanos de la etnia han, mediante abortos forzados, esterilizaciones y control de natalidad. Un genocidio.

Pero este genocidio pasa en silencio. No sucede. Los campos de concentración no existen. Esos musulmanes no importan. ¿Por qué? Fácil: porque no antagonizan a los Estados Unidos y Europa. Al “mundo capitalista neoliberal”. Según la doble moral, la resistencia contra la opresión de China a sus pueblos colonizados no es una lucha antimperialista, sino propaganda occidental.

Twitter: @santiagovillach

 

Pedro Juan Aristizábal Hoyos(86870)27 de octubre de 2023 - 04:28 p. m.
Puede que tenga razón pero los que tenemos una posición de centro-izquierda tampoco validamos posiciones tan derechistas como las de Faciolince, por ejemplo, pero de izquierda tampoco. Gustavo Petro tiene razón al condenar la acción extrema de Israel de masacrar palestinos por acabar a los terroristas de Hamás.
LUIS(rrhos)27 de octubre de 2023 - 11:50 a. m.
Israel no está en guerra, está exterminado a un pueblo que no tiene como defenderse, claro que es genocidio sistemático de mujeres, niños, anciandos y hombres palestinos
Mario(196)27 de octubre de 2023 - 03:41 a. m.
Pobre los argumentos, ademas de hacer afirmaciones sin respaldo, por ejemplo decir que la izquierda no condena los ataques de Rusia (Biden es de izquierda!) es caer en el lugar comun de asociar izquierda con comunismo Ruso (absurdo). Las intenciones de Neta han sido claras pues el mismo las manifiesta cada que le dan un microfono. Con lo del genocidio chino, segun ud la defensa de los palestinos solo es valida si se denuncian todos los genocidios del mundo.
Mar(60274)27 de octubre de 2023 - 01:00 a. m.
No, lo que pasa es que ir a la causa de lo que está ocurriendo, tanto en con Rusia, como con Palestina, no podemos ver que uno y otro simplemente agredieron y ya y esos antecedentes muestran lo que es y lo que hay.
Magdalena(45338)27 de octubre de 2023 - 12:10 a. m.
Usted sabe porque Estados Unidos persiguió en un tiempo los Uigures en Afganistán ?,pero ahora los declara víctimas del régimen chino?
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar