Publicidad
27 Mar 2022 - 5:30 a. m.

Man Glar

El pasado 22 de marzo, la Alcaldía de Barranquilla lanzó una nueva campaña de publicidad. “En el Día Mundial del Agua”, dice la entidad, “les presentamos a Man Glar, quien en sus versos nos habla de su hogar único, donde se unen el río, el mar y la ciénaga de Mallorquín. ¡Colaboremos para que sea viral!”. Man Glar tiene la forma de una raíz y un sombrero de guineo. Aparece cantando y caminando con un trasfondo de naturaleza y cielo. Su canto explica cómo los manglares sumergidos en el agua salada ayudan a prevenir las tormentas, regular las temperaturas y disminuir la contaminación. Sirven como hogar para animales y, en general, protegen el ecosistema. La canción y la campaña dan cuenta de la importancia de estas formaciones densas y ricas, en la intersección entre el mar y la tierra.

Man Glar, sin embargo, aparece solito en las imágenes quietas y los videos publicitarios de la Alcaldía. Y esta soledad con que se le imagina no solo es imprecisa, sino quizás un poco preocupante. Pues los manglares han sido parte de la vida de tantísimas comunidades a lo largo de la historia de ciudades como Barranquilla y al dibujarlos sin personas alrededor las autoridades dejan ver tal vez la ciudad que imaginan. Una en que proyectos de resiliencia y adaptación al cambio climático impliquen pensar los ecosistemas aparte de los barrios que los han habitado.

Síguenos en Google Noticias