Tucídides al acecho

Noticias destacadas de

El padre de la historiografía moderna, el ateniense Tucídides, cronista de las guerras del Peloponeso, advertía que Esparta, potencia hegemónica del momento, no soportó el ascenso de Atenas y, en consecuencia, hizo la guerra para detenerla. Desde entonces la expresión “trampa de Tucídides” hace referencia a situaciones donde una potencia global hegemónica enfrenta a su competencia emergente, terminando en varios casos en guerra entre ambas.

La pandemia del coronavirus ha exacerbado como nunca antes la hostilidad entre China y Estados Unidos, y ambas potencias parecen deslizarse en caída libre por la trampa de Tucídides sin que sepamos si en el fondo hay una red de contención o estallarán en pedazos en el mismísimo fondo. El mundo podría estar ad portas de una nueva Guerra Fría, o caliente quizá, y el sistema internacional y sus instituciones carecen de los mecanismos para evitar la catástrofe, pues así sea fría, no deja de ser perniciosa para el planeta.

Fue el presidente Obama quien instauró su política “pívot a Asia”, mirando de reojo las maquinaciones chinas de dominar el Pacífico con su retórica nacionalista, islas artificiales y bullying a sus vecinos. Con la llegada de Trump a la Casa Blanca se desata la guerra comercial, imposición mutua de aranceles y sanciones, y cuando se había logrado una “calma chicha” en la misma, aparece la corona y sacude el escenario.

La narrativa sobre el nuevo coronavirus se convirtió en un campo de batalla entre Washington y Pekín, una de cuyas víctimas ha sido la Organización Mundial de la Salud, cuestionada por su manejo de la pandemia. En Estados Unidos crece la animadversión a todo lo chino: estudiantes, inversión, cooperación y productos. Ambos líderes, Trump y Xi, hacen un uso cínico de la rivalidad para ganancia política interna, ignorando o consientes, del costo y riesgo de ese accionar.

Con un golpe de mano a Hong Kong por parte de Pekín, a lo cual Washington reaccionó imponiendo sanciones a China. Hace pocos días arribaron al “mar de la China” más naves de guerra americanas en clara demostración de fuerza en las alabastradas aguas del Pacífico. Y ahí está Taiwán.

El ciberespacio y la tecnología son otro álgido escenario de la confrontación sinoamericana con implicaciones globales, en la que ambas potencias buscan aliados. La reciente decisión del gobierno británico de vetar a Huawei para su red de G5 es solo una escaramuza de varias. La popular aplicación china TikTok está siendo prohibida en varios países a instancias de Washington, mientras que China flexionando su músculo comenzó a castigar a países que se oponen a sus políticas y a su narrativa. La política de la Guerra Fría: “Estás conmigo o eres mi enemigo”, parece asentarse en un planeta herido por la COVID-19.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.