Publicidad
15 Nov 2022 - 5:30 a. m.

Las detenciones no son penas

A partir de una desafortunada e innecesaria frase de un juez de control de garantías sobre el costo económico de las prisiones, la alcaldesa de Bogotá volvió a enfilar baterías contra los funcionarios judiciales por dejar en libertad a un alto porcentaje de capturados. Políticamente es un discurso que le sirve para intentar liberarse de responsabilidad por la creciente inseguridad de la ciudad, endilgándosela a otros. Pero desde el punto de vista jurídico demuestra un desconocimiento o una confusión conceptual que no debería transmitir a la ciudadanía.

Lo primero que debe quedar claro es que, en virtud de la presunción consagrada en la Constitución, solo se puede aplicar una sanción a quien dentro de un proceso ha sido declarado responsable de un delito; ni las capturas que hace la policía ni las detenciones que ordenan los jueces son penas. Aunque existe la posibilidad de aplicar medidas preventivas antes de que se produzca la sentencia para evitar fugas, manipulaciones probatorias o continuación de actividades delictivas por parte de los procesados, para lograr esos propósitos la ley prevé 10 medidas de aseguramiento distintas de la detención en una cárcel. Ante los reiterados pronunciamientos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el sentido de que las detenciones preventivas deben ser excepcionales, el Código limita su aplicación a los casos en que se demuestre que ninguna de las otras 10 alternativas resulta adecuada. Esto brinda una primera respuesta a por qué los jueces solo usan de manera excepcional la detención preventiva: porque es lo que la ley les ordena hacer como desarrollo de centenarios postulados orientados a la racionalización del derecho penal.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.