31 Oct 2021 - 5:30 a. m.

A la rueda, rueda

El ególatra gobierno del presidente Iván Duque está premiando y castigando a los distintos departamentos, con el acceso a los recursos de las regalías, dependiendo de la cercanía u oposición del gobernante de cada departamento.

Así como se oye.

Lo grave es que las regalías son una bolsa común sobre la cual cada departamento tiene derecho. Con esos recursos generalmente se pagan programas escolares o de alimentación para los sectores menos favorecidos. Entonces, a quien termina castigando o premiando el presidente, por la posición política de cada gobernador, no es a los políticos, sino a los niños colombianos.

El gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, denunció el pasado 22 de octubre esa estrategia. Aseguró que el “gobierno Duque y sus aliados de gobernaciones de Bolívar y Sucre negaron el derecho a la alimentación a 141 mil niños del Magdalena. Todo gestionado en sesión inconclusa del Ocad Caribe, que desde 2016 aprobaba el PAE con recursos de regalías. Otra canallada”.

Y sí. Es una canallada.

Para entender el tamaño, hay que empezar por explicar que al hacer eso, el gobierno nacional le quita el acceso al Magdalena a los recursos de regalías. Regalías de las cuales le corresponden casi $90 mil millones de pesos.

El Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) aprueba y prioriza los programas y proyectos que serán financiados con recursos del sistema de regalías. Está conformado por tres vértices: gobierno nacional, departamental y universidades.

El gobierno, a través del Departamento Nacional de Planeación (DNP), analiza la viabilidad de los proyectos que se discuten en mesas conformadas por miembros del gobierno nacional, gobernaciones y universidades. El objetivo es definir cuáles proyectos se aprueban y se financian con recursos provenientes de regalías.

Desde el 2016, antes de la actual gobernación del Magdalena, estaba aprobado el pago de Programas de Alimentación Escolar (PAE) con esos dineros.

En de febrero de 2021 fue radicado el proyecto en el OCAD regional, y a comienzos del mes de mayo fue viabilizado por la mesa técnica del mismo organismo. Le dio un puntaje de 83 sobre 100: es decir una calificación bastante alta en comparación a otros que recibieron los recursos en administraciones anteriores y obtuvieron puntajes que no superaban los 60 puntos.

El 30 de abril de este año, el gobernador de Bolívar, Vicente Antonio Blel Scaff, fue elegido presidente del OCAD regional Caribe. Blel Scaff fue elegido por el Partido Conservador y es un aliado incondicional del gobierno del presidente Duque.

Ahí cambió la cosa. El programa no se aprobó en mayo, lo cual originó que los colegios, beneficiarios de esos programas de alimentación empezaran a mandar, por medio de sus rectorías, derechos de petición exigiendo a la Gobernación y a las instancias del OCAD la ejecución del programa.

Pero eso no pasó.

Finalmente, esos derechos de petición se configuraron en unas acciones populares a través del fallo de un juez. Este ordenó al gobernador de Bolívar, Vicente Blel, a que, como presidente del OCAD, convocara y analizara el PAE que estaba radicado desde hace meses atrás.

No se sabe si por incompetencia, desintereses o sevicia, pero nada pasó. Con el argumento de que ya no están en los tiempos del calendario escolar -es decir, ya se está terminando por estar en la meta final de año- se afirmó que el proyecto no sirve. Es decir, el dinero nunca se giró gracias a una estrategia de dilatación. Los afectados fueron los niños.

Sería menos grave la incompetencia o el desinterés. Pero todo parece ser una estrategia afinada para que los rivales políticos no accedan a los recursos públicos en plena época electoral. El Magdalena es tan solo uno de los ejemplos.

Mientras tanto, los entes de control como la Procuraduría, siempre leales al gobierno, exigen a las gobernaciones la ejecución del PAE y de otros planes pagados con esas regalías. Los mismos que el OCAD y el gobierno nacional trabaron por razones políticas.

El cuento de terror se escribe solo para los niños sin pan, que se queden cantando: a la rueda, rueda, de OCAD y canela…

@yohirakerman; akermancolumnista@gmail.com

Comparte: