Lee este contenido exclusivo para suscriptores

Caso Livingston: primero el derecho de las niñas y luego lo demás

Yolanda Ruiz
04 de abril de 2024 - 02:05 a. m.

Un delito contra un niño o una niña es una condena para toda la sociedad porque protegerlos nos compete a todos. El caso de Timothy Alan Livingston, sorprendido con dos niñas de 12 y 13 años en el apartahotel de lujo Gotham, de Medellín, pone otra vez en la agenda pública la realidad de la explotación sexual infantil ofrecida como parte de la diversión para turistas que son en realidad delincuentes a quienes se les debe tratar como tal.

 

Gabriel(91153)05 de abril de 2024 - 02:14 p. m.
"plata es plata"...
luis(46988)05 de abril de 2024 - 01:12 a. m.
Que extraño, nadie menciona lo más seguro que pudo haber pasado , los policías recibieron un muy buena mordida en dólares y no contaban con que esto iba a llegar a estos niveles , la verdad se va a saber, ellos no pierden oportunidad de hacerse a un billete o y esto era pelea de burro con tigre amarrado , podían pedirle lo que quisieran al pedofilo gringo.
Pablo(88449)04 de abril de 2024 - 10:49 p. m.
Para el matarife Uribellaco esto es inversión extranjera muy valiosa.
Lucila(60806)04 de abril de 2024 - 09:46 p. m.
Yolanda,Ud. es seria,responsable e imparcial,pero,cree de verdad que con todos los detalles que se han conocido,hasta el mâs cândido,puede ver que eso lo vienen haciendo;desde mucho tiempo atrâs y las autoridades guardan un silencio cômplice,porque no se puede perjudicar la inversiôn,el emprendimiento,con el que tanto viven pontificando los jefes de grupos empresariales y que ahora no digan,que ellos no saben nada. Dônde estân los entes de control;las cortes,los jueces etc etc
Jorge(27784)04 de abril de 2024 - 03:59 p. m.
Yolanda: Usted mejor que yo sabe que el problema hay que buscarlo aguas arriba y preguntar por el origen de esas niñas: de dónde provienen, cómo están conformadas sus familias, cuál es su entorno social, porqué se involucran en esa actividad; de otra parte, también se sabe que Medellín y otras ciudades de Colombia son destinos privilegiados de turismo sexual y las autoridades complacientes dejan que los establecimientos de diversión y hospedaje se lucren de esta tenebrosa actividad.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar