Publicidad
Suscriptores

La salud mental no puede ser un lujo

Yolanda Ruiz
16 de julio de 2020 - 00:00 a. m.

Mientras intentamos escapar del coronavirus detrás de muros y máscaras, hay otros males que logran colarse porque no necesitan el aire libre para circular ni se diluyen con geles o jabones. Son nuestros demonios personales que se alborotan en el encierro y nos golpean por dentro con ansiedad, insomnio, adicciones. El tremendo efecto que tiene la pandemia sobre la salud mental apenas se comienza a medir y el panorama aterra, aunque no lo veamos tan claro como cuando nos dicen que ya casi no quedan camas en cuidados intensivos.

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar