¿Cómo evaluar a los estudiantes en época de COVID-19?

Noticias destacadas de Opinión

Uno de los sectores que ha tenido la posibilidad de repensarse durante esta pandemia ha sido la educación. A lo largo de estos meses, hemos tenido la oportunidad de identificar cuáles son los aspectos más importantes en el proceso educativo y de ensayar algunos ajustes a los modelos que venimos implementando en el área de educación básica y media. Tal vez uno de los grandes retos que hemos tenido ha sido la evaluación del aprendizaje de nuestros estudiantes.

Este es un tema que siempre ha dado para gran discusión. Hay personas que creen que la evaluación es el centro de la educación, mientras que otros piensan que la evaluación carga todos los demonios de la educación. Lo que sí es evidente es que todos los profesores debemos saber si nuestros estudiantes están aprendiendo, y este proceso tiene que ocurrir más allá de una calificación. Debe informarnos qué saben y qué no saben y, lo más importante, cómo podemos apalancar esos aprendizajes. Entonces, ¿cómo podemos saber si estamos recogiendo evidencias válidas del aprendizaje de los niños y jóvenes?

La evaluación del aprendizaje en esta época de pandemia debe tener un enfoque mucho más formativo que sumativo. Es decir, debe darse de manera continua y permanente, y no ser solo un examen al final del curso que muestre si el estudiante aprendió o no.

La mejor manera para hacer esta evaluación formativa es dividir las unidades y el material curricular en fases más cortas, en las que existan unas competencias o contenidos definidos y que se pueda identificar si el estudiante los domina o no. Ahora, ¿cómo podemos recoger información de los estudiantes para verificar si han logrado los niveles de desempeño esperado? Acá les presento algunas ideas:

· Establecer los criterios de evaluación de manera clara y, ojalá, en conjunto con los estudiantes. Estos criterios se pueden plasmar en una rúbrica que es compartida con los alumnos.

· Una vez se tengan los criterios de evaluación, identificar cuál es el mejor mecanismo para que el estudiante muestre su nivel de desarrollo. Se pueden usar videos (FlipGrid, Kahoot o Google Suite), escritos, proyectos, etc., para que cada estudiante muestre su forma de pensar o su conocimiento.

· En las plataformas de videoconferencia existen los chats. Usarlos con frecuencia para recoger información de qué han entendido los estudiantes.

· También se pueden usar tableros inteligentes gratuitos como Jamboard, Google Slides o whiteboard.io que permiten mayor interacción entre el profesor y el estudiante.

· Muchas plataformas, incluyendo Google Classroom, tienen la posibilidad de hacer encuestas o preguntas para que los estudiantes muestren lo que saben. Estas preguntas se pueden hacer de manera regular y permiten ir verificando el desarrollo de los estudiantes.

· Si se están usando guías, identificar los momentos en los cuales es importante parar para recoger evidencias sobre el aprendizaje de los niños y jóvenes.

· Si existe una rúbrica, los estudiantes se pueden evaluar entre ellos o hacer autoevaluación. Tener los criterios en este aspecto es fundamental.

Existen muchas herramientas que permiten hacer evaluaciones rápidas para entender dónde está cada estudiante. Adicionalmente, existen algunas plataformas que ayudan a hacer los diagnósticos individualmente. Por ejemplo, la prueba Avancemos que el ICFES implementó hace unos años buscaba precisamente dar este tipo de retroalimentación formativa y gratuita a los estudiantes del país. Es una lástima que el ICFES la haya retirado.

La reflexión sobre la evaluación se debe enfocar en su principal objetivo: identificar el nivel de aprendizaje de cada estudiante. Con esto en mente, existen muchas herramientas que podemos usar, que nos dan una idea de dónde están nuestros estudiantes para apoyarlos de la mejor manera. Es evidente que durante este periodo va a haber pérdidas en el aprendizaje. Para todos es fundamental poder hacer un diagnóstico real de en qué está cada estudiante y sus respectivos grupos. Después, debemos hacer un análisis como sistema educativo de cuáles son las mejores formas de apoyar a los estudiantes en su nivelación a medida que vayamos recuperando los espacios presenciales de aprendizaje.

Comparte en redes: