Comunidad y desarrollo

Cómo generar proyectos productivos en cuarentena

Noticias destacadas de Opinión

Si visionamos y somos innovadores en estos tiempos de ocio obligatorio y ponemos a funcionar nuestro sentido común, identificando los recursos humanos y naturales que nos rodean, podríamos sacar provecho en beneficio de nuestras empresas, familias y allegados.

Lamentablemente son pocas las empresas, tanto públicas como privadas, que tienen en cuenta para sus factores de desarrollo los recursos humanos y naturales, razón por la cual se presentan conflictos en sus modelos de desarrollo, producción y control de calidad.

En las empresas del Estado es muy común ver funcionarios sin ninguna experiencia o preparación respecto al cargo para el cual han sido designados, puesto que el factor político, irresponsablemente, prima sobre este particular.

Es innegable que todo proyecto productivo se construye sobre dos pilares fundamentales: recurso humano y recurso natural. Cada uno de ellos es fundamental para generar procesos de desarrollo en el presente y promoverlos hacia el futuro.

La cuarentena ordenada por las autoridades, como consecuencia de la pandemia del coronavirus, no debe pasar desapercibida; debemos poner en funcionamiento nuestra mente con el fin de ser visionarios e innovadores, generando procesos de desarrollo para solucionar las más urgentes necesidades.

No debemos olvidar que, a nuestro alrededor, existen los recursos naturales. Unificándolos en forma práctica e innovadora, podremos sacar buenos provechos y explotarlos industrial y comercialmente, para beneficio de nuestras familias y allegados durante la etapa de la cuarentena, que muy seguramente será una experiencia laboral, económica y socialmente perdurable y rentable, con la consecuente generación de empleos tanto directos como indirectos.

Para que el recurso humano sea innovador, se requiere tener mente abierta con visión hacia el futuro, empezando por el proyecto más incipiente, con el fin de irle dando forma hasta encontrar el recurso natural que lo secunda y así poderlo realizar en la forma más conveniente, para que sea práctico desde el punto de vista social y económico.

En estos tiempos de pandemia en que las comunicaciones son abreviadas de forma virtual y el teletrabajo se está imponiendo, estos son otros dos factores fundamentales que debemos agregar a los proyectos productivos.

Por eso, nada más oportuno que instar a quienes tengan experiencias almacenadas en el baúl de los recuerdos para que las saquen, con el fin de exponerlas en forma virtual. Son varias las personas y empresas que ya lo están haciendo con resultados extraordinarios, de paso generando a su alrededor empresa, productos de innovación y emprendimiento.

Para formular un proyecto productivo en cuarentena, se deben tener en cuenta nueve eslabones, que, partiendo del primero, son secuenciales y concordantes entre sí; en caso de romperse la cadena, el proyecto está llamado al fracaso.

Una vez superada esta primera etapa, hay que acudir a las alianzas estratégicas, con el fin de tener remanentes de producción y oportunidades, para el caso de insuficiencia de materias primas y mano de obra.

Los nueve eslabones para generar un proyecto productivo en cuarentena son los siguientes:

1. Enunciado del proyecto.

2. Definición del mismo.

3. Identidad de mano de obra.

4. Capacitación de mano de obra.

5. Logística del proyecto, divulgación a través de los medios de comunicación.

6. Desarrollo del proyecto, en forma virtual.

7. Evaluación y resultados.

8. Selección y comercialización.

9. Pérdidas y ganancias.

La alianza estratégica debe tener plena identidad con el proyecto madre, si ello no ocurre muy posiblemente los resultados y el control de calidad serán adversos, lo que es sumamente grave pues vienen el descrédito y la desconfianza del público consumidor.

Son cientos los proyectos que fracasan cuando, con miras a aumentar su producción, se hacen alianzas estratégicas, con otro que no guarda afinidad, similitud o identidad de producción y control de calidad, pues los recursos naturales y humanos no se identifican con sus postulados o son disímiles en su funcionamiento y desarrollo.

No nos detengamos en los momentos de ocio con divagaciones fantasmagóricas. Si bien el futuro está obnubilado de incertidumbres, hay que despejar los caminos hacia la realidad productiva, con fundamento en el recurso natural y humano que nos rodea, frente a los procesos de desarrollo.

urielos@telmex.net.co

Comparte en redes: