Por: Yohir Akerman

Con firmeza

El 17 de septiembre de 2014, el Congreso de la República le hizo un debate al expresidente Álvaro Uribe Vélez por sus vínculos con el paramilitarismo y el narcotráfico.

El expresidente, como de costumbre, no respondió mucho y más bien se dedicó a atacar a sus inquisidores.

Una de las acusaciones más preocupantes fue sobre su relación con Luis Carlos Molina Yepes, señalado socio del capo Pablo Escobar Gaviria del cartel de Medellín, y el único autor intelectual que fue capturado del atroz homicidio de Guillermo Cano, el 17 de diciembre de 1986.

El 22 de septiembre de 2014 publiqué una columna en El Colombiano titulada Comfirmesa S.A. en la que se ahonda sobre la relación de Molina Yepes y Uribe Vélez.

La columna cuenta que el capo Molina Yepes fue detenido en 1988, luego de que se estableciera que él fue la persona que controlaba la cuenta corriente 005-21826-8 del Banco de Crédito y Comercio de la cual salió el cheque con el que se pagaron los sicarios del magnicidio del director de El Espectador.

En la indagatoria el narcotraficante se describió como un promotor de negocios de propiedad raíz, comisiones, cambio de moneda extranjera, cambio de cheques e importador de licores. Una mansa paloma.

Pero después aceptó que todos los capos del cartel de Medellín cambiaban cheques en una de sus compañías para hacer lavado de dinero, lo que lo hizo muy cercano a Pablo Escobar Gaviria.

Esta información fue después verificada por el confeso narcoterrorista John Jairo Velásquez, alias “Popeye”, hoy en día en libertad.

La empresa cambista de los cheques del Cartel de Medellín era una sociedad que fue formalizada en la Notaría 14 de esa ciudad, el 11 de diciembre de 1981, bajo el nombre de Grupo de Finanzas, Inversiones, Mercadeo, Servicios y Asesorías, Firme S. A. que después modificó su nombre a Comfirmesa S.A. (Ver Sociedad Notaría 14)

Como conté en la columna del 2014, según los documentos de Cámara de Comercio de la empresa y las escrituras públicas notariadas, Molina Yepes controlaba el 96% de la compañía. Sin embargo, entre los principales socios también llegó a figurar en ciertos periodos Carlos Alberto Gaviria, hermano del hoy senador José Obdulio Gaviria y primo hermano de Pablo Escobar Gaviria. (Ver Hermano de José Obdulio Gaviria)

Un negocio familiar.

Los documentos también muestran que el expresidente Uribe fue miembro de la Junta Directiva de Comfirmesa S.A. durante 1983, época en la que estaba en pleno auge el cartel de Medellín. Así como se oye. (Ver Nombramiento de Junta Directiva)

En defensa a esta acusación, el expresidente Uribe publicó una carta con fecha del 3 de mayo de 1983 en la que rechaza su nombramiento en la Junta Directiva de esta empresa que, posteriormente, se comprobó se dedicaba al lavado de dinero del Cartel de Medellín.

Ahora bien, las actas de socios, notariadas, de esta compañía, muestran a Uribe Vélez como miembro principal durante 1983 y también lo hace la Cámara de Comercio de Medellín No. 088633 con fecha de 19 de septiembre de 1983, más de cuatro meses después, en la que también figura Luis Carlos Molina Yepes como miembro suplente de la Junta Directiva.

Es cierto que a los directivos de Comfirmesa S.A. se les puede haber pasado la carta del expresidente, o hayan decidido dejarlo en los estatutos de la Junta Directiva pese a haber recibido la negativa. Puede ser.

Pero eso no explica el por qué el expresidente Uribe en su carta, que él mismo publicó, se refiere a la “vieja amistad” que los une, y se despide en la carta “reiterando la expresión de amistad y aprecio”. (Ver Carta de Uribe)

De nuevo, estos son narcotraficantes y lavadores de dinero con los que el expresidente, en su carta, confiesa una vieja amistad y más preocupante, aprecio.

Posteriormente, el 14 de diciembre de 2014, el periodista Julián Martínez de Noticias Uno le preguntó al expresidente Uribe en la entrada del Senado sobre la relación con Molina Yepes. (Ver Video)

La respuesta del expresidente Uribe fue la de siempre: ataques al interrogador.

Martínez ha sido un juicioso periodista investigativo en Noticias Uno que ha hecho varias denuncias importantes.

En uno de sus más recientes informes, basado en un documento de la Contraloría, Martínez reveló que la finca El Uberrimo del expresidente Uribe recibió subsidios por más de 3.000 millones de pesos provenientes del programa Agro Ingreso Seguro para el sistema de drenaje y riego de su propiedad. (Ver Uribe se benefició con subsidios pagados por su gobierno)

Lindo.

La respuesta del expresidente fue la de siempre, ataques con falsedades al periodista, esta vez diciendo que Martínez pertenecía a las Farc. Lo mismo ha pasado sistemáticamente con el investigador Daniel Coronell a quien lo acusa falazmente de ser extraditable, al periodista Daniel Samper Ospina a quién llamó bandido, o conmigo, calumniándome con ser militante de la guerrilla del ELN. Falso.

Hay que decirlo con firmeza: no se puede volver normal que un expresidente amedrente y calumnie a la prensa que se atreve a investigarlo. No. Lo que está en juego con esto es la vida de los periodistas y, en el fondo, la libertad de prensa que es una piedra angular del funcionamiento de la democracia. Esto tiene que parar.

@yohirakerman

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Los estudios del monarca

El busto del rey

El rey de la contratación

La desnutrición como negocio

De apartamentos y haciendas