Por: Jorge Tovar

Cristiano Ronaldo: el goleador

Cristiano Ronaldo eliminó al Atlético de Madrid de la Champions League. Mucho se ha escrito de la figura del portugués, de lo bueno y de lo malo. Pero a punta de anotaciones es ya uno de los más grandes goleadores de todos los tiempos. ¿Solo goleador? Cristiano ha ganado cinco balones de oro (más los dos The Best de FIFA), cinco Champions y una Eurocopa. Con base en datos de espndeportes.com, CR7 ha marcado 682 goles en su carrera, 450 en el Real Madrid, y ha contribuido con 195 asistencias. Es decir, a lo largo de su trayectoria ha participado directamente con 877 goles. En la Juventus, su nuevo equipo, ha celebrado en 24 ocasiones, 24 goles que, como nunca, echó de menos el Madrid.

Todos estos méritos lo hacen ser uno de los grandes goleadores de la historia del fútbol. “Solo” eso. No clasifica para competir por ser el mejor futbolista de la historia. Hace unos días, Julio Maldonado, periodista español, armaba su lista de los cinco mejores de la historia. Maradona, Messi, Pelé, Di Stéfano, Cruyff. Muy de acuerdo, mas no con el orden. Es el quinteto que publiqué en 2014, en mi libro Números redondos. Y el primero es Pelé.

No existe, o no conozco, la encuesta definitiva, pero me atrevería a decir que para la gran mayoría de periodistas, futbolistas, exfutbolistas, aficionados y demás, Ronaldo no encabeza esa selecta lista. Es más, no entra en el top 5. ¿Qué tiene o no tiene Cristiano que lo saca de ese listado?

Lo más evidente es su personalidad. Es egocéntrico. Sin embargo, lo que para muchos es un defecto, para mí, me atrevo a decir, es lo que lo tiene donde está hoy en día. Todos quienes han trabajado con él lo corroboran. Es un profesional de pies a cabeza. Como pocos. Como ninguno.

La necesidad de esforzarse más que ninguno para estar arriba explica, a mi parecer, por qué tendemos a sacar al bueno de Ronaldo de esa lista de los mejores. ¿Qué tienen en común Pelé, Messi, Maradona, Di Stéfano y Cruyff? Talento natural. Los cinco son superdotados técnicamente. Nacieron con una habilidad superior, visión sin igual. Marcaban o marcan goles. Pero todos fueron o van mucho más allá.

Ronaldo carece de ese don sobrenatural. Es técnicamente superior y gracias a su constancia está entre los mejores. Para muchos, esel mejor. Pero quizás sea ese intangible, ese componente natural que solo nace una vez cada 15 o 20 años, lo que hace que unos sean “los mejores de la historia” y otros compitan para ser goleadores. Cristiano compite con tipos como Puskas y Müller, que no es poca cosa. Es de los mejores, pero en otra dimensión.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Tovar

De cómo el fútbol impacta la vida diaria

Fútbol sin barras bravas

La lección del Ajax

¿Qué le pasó a Santa Fe?

El eterno despelote de la Conmebol