Por: José Roberto Acosta

¿De bonos de agua a bonos de salud?

La liquidadora de Saludcoop fue la promotora de la venta de activos de Cafesalud EPS, pues en últimas era su dueña, pero el contrato lo firmó en agosto del año 2017 el presidente de Cafesalud, subordinado a su junta directiva y presidida por la señora Lía Heenan, socia del ministro Carrasquilla. En este negocios, los pasivos por cerca de $1,5 billones no se vendieron y quedaron en el cascarón de Cafesalud.

Cafesalud sólo vendió su “activo intangible”, es decir, cinco millones de usuarios que representan al año $4 billones de flujo de caja con recursos públicos provenientes del Adres, pero estaban habilitados para atender sólo a 3,5 millones de usuarios, entregándole una billonaria “ñapa” de 1,5 millones de usuarios a Medimás EPS, que poco dinero propio ha sacado para esta apropiación de rentas públicas provenientes de los dineros de la salud y, en lugar de responder por servicios pendientes a dos millones de pacientes al momento de la compra, ahora reclama $475.000 millones adicionales sin haberlos atendido.

Cuando se intervino a Saludcoop en 2011 se tenían pasivos por $360.000 millones, y cuando se ordenó su liquidación en 2015 estos sumaban $1,3 billones, grave deterioro bajo la responsabilidad de Guillermo Grosso, según la propia Contraloría General, funcionario escogido por el anterior ministro de Salud, Alejandro Gaviria. Grosso otorgó contrato de asesoría “sin acabar” al ministro Alberto Carrasquilla, socio de Lía Heenan.

La estrategia de separar activos para entregarlos al sector privado mientras le dejan los pasivos al sector público la desarrollan a todo nivel: la Cooperativa Epsipharma creó otra empresa llamada Intelpharma S.A.S. con solo $1 millón en abril pasado, y en agosto ya tenía un capital de $26.000 millones y un contrato con Medimás para la distribución de medicamentos e insumos por un valor mensual de $20.000 millones por los próximos cuatro años y prorrogable. Pero el actual pasivo por $400.000 millones de Epsipharma con trabajadores y proveedores queda en el aire.

Sumando estos pasivos del sector salud que quedan “en el aire” se llega a una suma aproximada de $10 billones, y cuando le pregunté en Noticias RCN al actual ministro de Salud cómo se pagarían, respondió que se estaba “considerando la emisión de bonos” para una Ley de Punto Final. ¿El ministro Carrasquilla estructurará esos bonos?

@jrobertoacosta1 [email protected]

813651

2018-09-21T19:23:41-05:00

column

2018-09-22T08:54:13-05:00

[email protected]

none

¿De bonos de agua a bonos de salud?

36

2548

2584

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

Pelea entre bancos por Ruta del Sol

La nulidad del contrato Ruta del Sol

Los reclamos del Grupo Aval

¿Corrupción de buena fe?

¿Uribismo derrochará dinero de Isagén?