Por: Antonio Casale

Desigualdad

Transcurridas cinco fechas del torneo Clausura, sólo dos de los equipos que hace poco más de un mes disputaban el título, hoy están parcialmente entre los ocho clasificados, son ellos Deportivo Cali y La Equidad. Obviamente eso habla de la irregularidad de nuestro fútbol, pero en definitiva confirma que el formato del campeonato ayuda a que esto se presente, veamos por qué.

Mientras los 10 equipos eliminados para la semifinal del Apertura pasado contaron con seis semanas para hacer su pretemporada como mandan los patrones de la preparación física, pues este es el tiempo ideal para poner a punto un equipo para la alta competición, los ocho clasificados contaron con apenas dos semanas tras dar, como es debido, unos días de descanso a sus jugadores, y ni qué decir de los dos finalistas, que apenas se prepararon durante una semana y fue así como Júnior presentó una nómina alterna en el primer juego contra Millonarios en El Campín.

Se entiende que los conjuntos que se quedaron en la primera fase del torneo duraron mes y medio sin competir y que nuestro fútbol todavía vive de las taquillas, razón por la cual no se puede pensar en que haya más tiempo entre torneo y torneo, pero el comienzo del certamen marca un claro beneficio a quienes hacen las cosas mal en el primer semestre y castiga a quienes lo hicieron bien, pues cuando estén a la altura de los demás, tendrán que remontar con menos margen de error, más presión y mayor riesgo de lesiones, sabiendo que el común denominador del rentado local es tener nóminas cortas.

Siendo un torneo emotivo sobre el final de la primera ronda, cuando las cargas se equilibran, y después en los cuadrangulares, cuando las emociones tocan su punto más alto, sigue presentando fallas a la hora de pensar en que el espectáculo mejore en cuanto a nivel, porque no podemos pretender esto si al momento de comenzar no todos están en igualdad de condiciones. Por eso es preciso montar un torneo donde puedan competir más equipos hasta el final o que exista un buen período de preparación para todos, de modo que desde la primera fecha estén los 18 en igualdad de condiciones; eso sería más normal y no pagarían justos por pecadores.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Estado físico

Primera tanda

Entiendo y no entiendo

Maneras de encarar la competencia

Los últimos cinco minutos