Por: Madame Papita

Divino tesoro de la experiencia

En un mundo sobrestimulado donde por los cinco sentidos nos llegan millones de sensaciones que entran a nuestra mente en forma de sonidos, olores, texturas, visiones, pero sobre todo (y la que más me gusta) sabores, se ha perdido la oportunidad de descubrir con cada uno de los sentidos y hacer conscientes y aún más disfrutables las experiencias gastronómicas.

Ese es uno de los propósitos de vida que trato de implementar en cada comida, y es sentarme a vivir esa experiencia de saborear y desarmar en mi cabeza cada plato. Enumerar sus ingredientes, descifrar en el fondo de todo cómo fue preparado eso que me como, pero, sobre todo, hacer honor a eso de sentarse a disfrutar de cada bocado, ¡de vivir la experiencia de los sabores!

Bogotá se ha convertido en epicentro no solo de grandes restaurantes de vanguardia, sino también de comedores ocasionales, mesas compartidas y cocinas itinerantes. Hace unos días tuve la oportunidad de compartir un menú exclusivo de #AmexForFoodies el cual no solo me recordó lo fundamental que es la capacidad de asombro de uno como cliente, sino lo fundamental que es la simplicidad de una mente brillante en la cocina.

Nicolás López, chef residente de Villanos en Bermudas, junto con la brasilera Manu Buffara, como chef invitada, nos llevaron de la mano en una experiencia única, donde los sabores, los colores y el descubrir la simplicidad de los productos nos permitieron despertar todos los sentidos. Olores fuertes, sabores definidos, vajillas vistosas y divinas hicieron complemento perfecto con un maridaje que entre copa y copa nos permitía repensar lo fácil que es tener un buen plato con mango, transformar las sardinas y siempremquedar con un sabor nuevo que se quedaría en la cabeza.

La cocina hoy ya no es un tesoro de unos pocos, por el contrario, cada día más puertas se abren en cada ciudad y la cocina cobra vida propia. La gastronomía local pasa por uno de sus mejores momentos no solo por quienes cocinan, sino por la posibilidad de evidenciar una transformación desde nuestros productos y nuestra historia.

Lo difícil hoy es encontrar el tiempo suficiente para disfrutar, salirse de los restaurantes de siempre y arriesgarse a probar. Dejar de lado lo fácil y comenzar a buscar aquí y allá cómo crecer de la mano de estas nuevas propuestas gastronómicas que se convierten en experiencias de talla mundial para cada uno de nosotros que decide sentarse a la mesa.

@chefguty

863621

2019-05-31T00:00:00-05:00

column

2019-05-31T00:00:01-05:00

jrincon_1275

none

Divino tesoro de la experiencia

31

3183

3214

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Madame Papita

¡Qué sabrosa es la Arenosa!

Una cajita llena de amor

Su propio clandestino

Volver al pasado

Como abeja al panal