Por: Carolina Botero Cabrera

Dominio Público

Es el estado jurídico en que quedan las obras intelectuales cuando se vence el plazo de protección del derecho de autor y en consecuencia cualquier persona puede reutilizarlas (copiar, regalar, modificar, etcétera) sin pedir permiso a su titular.

Cada 1 de enero se celebra el día del dominio público para recordar que los resultados de la cultura humana son de todos. Si bien reconocemos el esfuerzo de los creadores y como sociedad los recompensamos por su labor con un monopolio temporal, se trata de una creación que nos pertenece a todos.

La protección y el dominio público son dos caras del derecho de autor, sin embargo, en Colombia la legislación se ha concentrado en la primera, como otro espacio en el que se evidencia el desprecio colombiano por lo público.

El panorama deberá ir cambiando, esencialmente por la presión externa. Por ejemplo, en 2007 se aprobó en la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual que pertenece a la ONU) la “Agenda para el Desarrollo” que incluye la decisión de los países miembros de trabajar por la defensa y promoción del dominio público y entiendo que algo se viene pensando hacer desde el gobierno para incluir herramientas en ese sentido.

Con el fin de reflexionar sobre la importancia de lo público y de la política pública en su protección vale la pena recordar que durante las discusiones para la aprobación de esta agenda Colombia fue el único país que rechazó la propuesta de fortalecer el dominio público diciendo “un conocimiento que no es susceptible de protección a través de la propiedad intelectual, o que siéndolo, ha perdido dicha protección, razón por la cual es de libre acceso y aprovechamiento por parte del público, (y) el trabajo de difundir las creaciones que se encuentran en el dominio público, no es una labor que atañe a la OMPI sino a los particulares, ya es de ellos”.

Ojalá para 2016 contemos con listas de las obras colombianas que pasan al dominio público y celebremos así el nuevo año, apropiándonos de lo que es de todos. Feliz 2015

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Celulares y aulas, ¿prohibir para prevenir?

Recuperando un museo

¡No me obliguen a usar apps!