Publicidad
23 Sep 2022 - 5:00 a. m.

Algo anda muy mal en Emcali

Emcali parece atrapada en una espiral descendente de malos manejos, intereses oscuros, contratos sospechosos e indolencia política. / Fotografía de referencia: Alcaldía de Cali.
Emcali parece atrapada en una espiral descendente de malos manejos, intereses oscuros, contratos sospechosos e indolencia política. / Fotografía de referencia: Alcaldía de Cali.
Foto: Alcaldía de Cali

Algo anda muy mal en las empresas Municipales de Cali (Emcali). Luego de que explotara un nuevo escándalo por presuntos hechos de corrupción en un millonario contrato, la empresa de servicios públicos de la ciudad se quedó sin gerente y suma otra infamia a una larga lista de denuncias e irregularidades en su gestión.

Televisores por $42 millones, sillas de oficina por $17 millones, estaciones de trabajo por $49 millones y pantallas de video por $763 millones fueron algunos de los sobrecostos estrambóticos que prendieron las alarmas sobre un cuestionado contrato de medición inteligente que Emcali suscribió con la unión temporal AMI por $215.000 millones, que debía ejecutarse durante siete años. Luego de las primeras denuncias que hizo el sindicato Sintraemcali, recogidas y ampliadas por concejales, congresistas y medios de comunicación, en cuestión de horas el gerente de la empresa, Juan Diego Flórez, renunció a su cargo sin ofrecer mayores explicaciones, y el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, ordenó cancelar el contrato.

Pero la crisis de Emcali no es nueva. El escándalo con AMI apenas fue el último en una seguidilla de anomalías y sospechas de corrupción que han rodeado a la empresa. Hace escasas semanas, luego de cuestionamientos al proceso y una fuerte presión mediática, Flórez declaró desierta una convocatoria por $90.000 millones para construir una granja de energía solar en Mulaló (Valle) que se había adjudicado a una empresa que sería de papel. Según denuncias, una vez más, de Sintraemcali e investigaciones de W Radio, los pliegos habrían favorecido a un único oferente que además no cumplía con los requisitos. Como si fuera poco, en 2021 la Contraloría determinó hallazgos fiscales por más de $17.000 millones y múltiples irregularidades en la gestión de Emcali. Salta a la vista que la situación es deplorable desde hace tiempo.

Por eso las palabras del alcalde defendiendo apasionadamente la accidentada gestión de Flórez, al tiempo que aceptaba su renuncia, son cuando menos extrañas. También desestimó las denuncias y expresó la esperanza de que se trate de un “error documental”, algo que ahora les corresponde a las autoridades determinar. Cabe preguntarse por la responsabilidad política de Ospina, que es el presidente de la junta directiva de Emcali y reacciona pretendiendo reducir una grave crisis a hechos fortuitos.

¿Y los entes de control? No fue sino que explotara la noticia para que todos saltaran. Fiscalía, Procuraduría y Contraloría General anunciaron sendas investigaciones por presuntos hechos de corrupción. Esta última también realizará una intervención y una audiencia pública para recibir denuncias y quejas. ¿Habrá la misma diligencia en los resultados, aunque ya tarde han llegado a revisar el entuerto? Está por verse.

Eso no resuelve, de todos modos, el embrollo de Emcali, que parece atrapada en una espiral descendente de malos manejos, intereses oscuros, contratos sospechosos e indolencia política. Con razón, varios concejales expresaron su frustración y han pedido cambios de fondo en la empresa. Mientras tanto, parece que la vigilancia ciudadana es la única que se percata de lo que sucede en Emcali.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.