Consejos de los líderes empresariales

EL LUNES DE LA SEMANA PASADA PUBLICamos los principales hallazgos de una interesante investigación que hizo el CESA sobre lo que están pensando los líderes empresariales acerca de diversos temas.

Ese estudio que llevó a cabo la institución especializada en administración de empresas, auscultó la opinión de 252 presidentes y gerentes generales de las mil empresas más grandes del país con sede en Bogotá. Vale la pena reflexionar sobre algunas de las conclusiones de esta radiografía del liderazgo empresarial.

Llama la atención la importancia que los líderes del mundo de los negocios le dan al pensamiento estratégico. Tradicionalmente la gerencia colombiana se ha ocupado mucho más de la eficiencia operacional que de la eficacia estratégica. Pero ahora que Colombia está avanzando velozmente en su proceso de inserción en la economía global (cuyo paso trascendental será el TLC con Estados Unidos), se vuelve crucial la toma de decisiones estratégicas de largo plazo en el ámbito empresarial. Las compañías deben responder con sumo cuidado las preguntas estratégicas clave: ¿qué cosas nuevas se deben hacer?, ¿qué se debe dejar de hacer?, ¿qué se debe hacer de una manera distinta?

Otro aspecto que merece atención es el de la baja calificación que los encuestados le dan a su desempeño organizacional en cuestiones de mercadeo. Es este el talón de Aquiles de las empresas consultadas, debilidad particularmente pronunciada cuando se analiza el mercadeo internacional que hacen las firmas locales orientadas a las exportaciones.

El profesor Michael Porter de la Universidad de Harvard, el mayor experto del mundo en competitividad,  les advirtió a los empresarios nacionales la década  pasada a través de su firma de consultoría Monitor que era imperativo mejorar sus labores de mercadeo para conquistar clientes en el exterior.

Cambiando de tercio, complace evidenciar la importancia que le dan los empresarios a la ética como principal cualidad de un líder, razón por la cual les recomiendan a las universidades profundizar en dicha formación.

Uno de los puntos más atractivos de la investigación tiene que ver con la manera en que a juicio de los entrevistados se crean los líderes. Los valores de la familia y el ejemplo de los padres son los factores que más influyeron en el desarrollo del liderazgo de quienes hoy en día son las cabezas de las grandes compañías que operan en el país. Los profesores del colegio y de la universidad juegan un papel secundario en dicho proceso. Así, pues, es necesario que los padres de familia tomen atenta nota y actúen de conformidad si quieren que sus hijos sean líderes de la sociedad.

La mayor preocupación de los altos directivos es la capacidad de sus ejecutivos. Es algo sobre lo que se debe actuar, porque lo cierto es que los profesionales de las compañías extranjeras contra las que competirán cada vez más en los mercados externos y en el interno son personas muy bien preparadas. Por lo tanto hay que invertirle tiempo y dinero a la actualización y sofisticación de las habilidades y conocimientos del equipo humano.

Otra área débil de los empresarios es su escaso talento para analizar el entorno. Es decir, su  poca habilidad para entender los fenómenos económicos, sociales y políticos locales y externos con el objetivo de detectar a tiempo oportunidades y amenazas. Una mayor comprensión del entorno, especialmente considerando que cada día es más volátil y complejo, es una de las tareas pendientes de la gerencia colombiana.

Por último, los educadores deben hacerle caso al consejo que los líderes les dan para robustecer la formación de los futuros empresarios del país: hay que mejorar la cultura general de los jóvenes. Es indispensable comprender que la cultura no es un adorno ni una “costura”; es el medio ideal para enriquecer la creatividad, que es la más poderosa herramienta con la que se construye la competitividad de una nación.