¿Cómo detener las muertes de tránsito?

¿Estamos haciendo lo necesario en los espacios de educación para obtener las licencias, para combatir la irresponsabilidad en las vías?”. / iStock

En Colombia mueren demasiadas personas por culpa de accidentes de tránsito y, entre ellas, un porcentaje considerable involucra a motociclistas. Por eso, el gran reto de las autoridades en todo el país es adoptar medidas para cambiar la cultura ciudadana alrededor de los accidentes, así como eliminar algunas de las causas ajenas a las personas, como la mala infraestructura.

Terminando el año pasado, la Alcaldía de Bogotá expidió el decreto 813 del 2017, que contiene el Plan Distrital de Seguridad Vial y del Motociclista 2017-2026. Su propósito es que, en un plazo de diez años, se disminuya en un 35 % la accidentalidad en la capital del país.

Se necesitan resultados urgentes. Según el Estudio Anual de Carga Mundial de Enfermedades, los accidentes de tránsito son la tercera causa de muerte prematura de colombianos. Sólo en Bogotá, entre enero y noviembre del 2017, de acuerdo con registros de la Policía Nacional, se presentaron 392 homicidios por accidentes de tránsito.

Como explicó Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad del Distrito, “todos somos corresponsables de lo que sucede en la vía. Por supuesto, las instituciones tenemos una gran responsabilidad en tomar medidas preventivas, de control y educación, pero todos los ciudadanos debemos entender el impacto de nuestras decisiones en ella”.

En síntesis, el Plan adoptado en Bogotá busca intervenir en la institucionalidad para que la vigilancia sea más efectiva, invertir en infraestructura para que no haya espacios propensos a los accidentes y fomentar la cultura ciudadana.

El énfasis en este último componente nos parece que es lo más importante, sobre todo porque en varias ciudades del país se vienen denunciando las tragedias que ocurren por la imprudencia de los motociclistas. Según las cifras, ellos son 30 % de las víctimas mortales y el 28 % de los heridos. Además, en los accidentes con motos involucradas, el 53 % de los muertos son motociclistas, seguidos de los peatones, con el 32 %. El 95 % de todos los atropellamientos con motos involucradas son considerados graves. La situación es muy angustiosa.

Los proyectos de intervención en cultura ciudadana deben replicarse en todo el país y ser adoptados con urgencia. No puede ser que un problema que está plenamente diagnosticado siga siendo la pesadilla de los colombianos año tras año, especialmente uno que puede modificarse con algo de sentido común.

Si bien las autoridades deben crear los ambientes necesarios para dar esas discusiones, en últimas es cierto que la responsabilidad recae sobre las personas.

¿Estamos haciendo lo necesario en los espacios de educación para obtener las licencias, para combatir la irresponsabilidad en las vías? ¿Y cuál es la responsabilidad social de los concesionarios, que venden motos como pan caliente? ¿Pueden y deben hacer algo para ayudar en el proceso de concienciación? Creemos que sí.

No queremos más personas atropelladas por motos, ni motociclistas que mueren en accidentes que pudieron evitarse. Las autoridades están poniendo de su parte, falta que la ciudadanía haga lo propio.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a [email protected].

 

últimas noticias

Dejad que los niños vengan a mí

El caso de Jaime Garzón no está cerrado

El glifosato vuelve y juega