Steven Pinker habla sobre razón, ciencia, humanismo y progreso

hace 3 horas

Debemos priorizar una ley migratoria

La ley migratoria colombiana deberá basarse en la empatía y solidaridad. / Foto: Médicos Sin Fronteras

La realidad de Colombia cambió. De ser un país del cual emigraban personas en elevados números, ahora somos un destino migratorio para distintos tipos de personas. En el 2017, por primera vez, la inmigración al país supero la emigración de colombianos. Necesitamos con urgencia, entonces, una ley migratoria que otorgue pautas claras y solidarias para enfrentar este fenómeno.

Hay varios hechos que no pueden negarse. Por un lado, el flujo de migrantes venezolanos no se va a detener. Miles de ellos cruzan nuestra frontera huyendo de un régimen corrupto, autoritario y que tiene a ese país en medio de una crisis humanitaria que tiende a empeorar. Como han señalado los expertos, incluso si Nicolás Maduro y sus cómplices abandonan el poder, eso no implicaría un cambio en las dinámicas migratorias. Colombia debe entender, entonces, que su futuro a corto y mediano plazo debe incluir a todos los venezolanos que hemos recibido y que seguirán llegando al país.

Esa no es la única realidad que enfrenta el país, sin embargo. Como explicó María Clara Robayo en El Espectador, “desde hace casi dos décadas recibimos migración en tránsito de algunos países del Caribe, del Cuerno de África y del golfo de Bengala. Flujos con dirección a Estados Unidos y Canadá, que en gran proporción han sido mediados por redes de tráfico de migrantes y trata de personas, compuestos por una población que requiere el acompañamiento del Estado”.

Finalmente, si Colombia se sigue consolidando como un referente de inversión en América Latina, también va a continuar recibiendo la migración de extranjeros que vienen a emprender en el país o en busca de mejores oportunidades laborales.

Por todo lo anterior, es urgente que el Congreso tramite una ley migratoria. El Gobierno Nacional ya anunció que está preparando un proyecto y éste deberá recibir trato prioritario ahora que empieza la nueva legislatura. No podemos darle más largas al asunto.

Son muchas las preguntas que están sobre la mesa en este tema. Más en época electoral, cuando líderes políticos en todo el país miran con ansiedad la posibilidad de explotar la xenofobia contra los migrantes venezolanos para obtener votos. Pero esa no puede ser la actitud de la política migratoria, no solo porque se trata de un comportamiento cruel, inhumano y lleno de falsos prejuicios, sino porque no hay una varita mágica que solucione el flujo de personas que entran al país. La sostenibilidad de Colombia dependerá de que nuestros planes incluyan el factor de la migración en ellos y respondan apropiadamente.

Hay referentes internacionales sobre políticas migratorias que funcionan al entender los distintos motivos que llevan a que alguien entre a un país ajeno, y que lo hacen con la empatía y la solidaridad como principios inamovibles. Así deberá ser la ley migratoria colombiana. Es momento de comprender que la realidad del país cambió y que debemos estar a la altura del reto histórico que enfrentamos.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a [email protected].

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

871425

2019-07-18T00:00:51-05:00

article

2019-07-18T00:15:02-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Editorial

Debemos priorizar una ley migratoria

36

4555

4591

Temas relacionados

 

Chile se enfrenta a sus peores fantasmas

México: cuando el narco es la ley

Los abusos silenciados en la guerra