COVID-19: ¿Cuáles son las acciones adelantadas por el Gobierno para enfrentar la pandemia?

hace 12 horas

El fracaso del Estado y el rearme de exdesmovilizados

También hay que preguntarnos por el motivo detrás de la reincidencia. ¿Por qué la legalidad no pudo convencerlos de reincorporarse?

El rearme de algunos desmovilizados de las Farc es un fracaso, no sólo del Acuerdo de Paz, sino de la sociedad colombiana en general (incluyendo al Gobierno actual). Aunque se trata de un problema que no puede ser ignorado, es fundamental hacer distinciones claras entre las personas que regresaron a las vías de hecho y aquellas que sí le han cumplido al país y lo que debemos hacer para enfrentar a los nuevos grupos.

La semana pasada, The New York Times publicó un reportaje sobre un grupo de disidentes de las Farc, liderados por el comandante conocido como Poeta. El grupo de exdesmovilizados cuenta que ya está armado, que se ha enfrentado a paramilitares, que ha hecho pactos con otras bandas criminales ligadas al narcotráfico y que piensan continuar “la lucha” hasta el final, aunque la pugna ideológica de por medio no está muy clara. Pareciera que nada hubiera cambiado en los últimos años.

El mismo artículo cita a Insight Crime, organización que estima que unos 2.800 desmovilizados se declararon en disidencia y regresaron a las armas. Eso representaría el 40 % de los miembros de las Farc antes de la firma de la paz. Independientemente de la precisión de esa cifra, el tema del rearme, que ha sido documentado ampliamente por medios como El Espectador (por medio de Colombia2020), es una realidad innegable y dolorosa.

Sin embargo, la respuesta no puede ser el facilismo de algunos miembros de la opinión pública nacional que corren a decir que el Acuerdo de Paz fue inútil y que las Farc le hicieron conejo al país. La realidad es mucho más compleja.

Por un lado, el partido político FARC, que cuenta con la presencia activa de exmiembros de la cúpula de la guerrilla, ha cumplido con las reglas y le sigue apostando a la democracia. Eso debe celebrarse. Los esfuerzos de estas personas por distanciarse de las disidencias y, también, de los casos problemáticos como el de Jesús Santrich e Iván Márquez muestran que hay una voluntad de permanecer en la sociedad civil. Eso es un éxito que no puede olvidarse.

También tiene razón Rodrigo Londoño, alias Timochenko, jefe de la FARC, al decir que personajes como alias Guacho son delincuentes que no llevan consigo una bandera revolucionaria. Se trata de una diferencia clave: no puede hablarse de que los grupos son las Farc reencauchadas, pues su modus operandi se acerca más al de las bandas criminales que tanto conocemos en el país. Aunque hay quienes obtienen réditos al unir en el imaginario nacional a estas disidencias con la FARC, solucionar el problema y fomentar una mejor cultura política pasa por entender las diferencias que existen.

Dicho eso, le atiende razón al ministro de Defensa, Guillermo Botero, cuando habla de que los nuevos grupos deberán ser enfrentados con toda la fuerza militar a disposición del Estado. Eso no está en duda. Pero también hay que preguntarnos por el motivo detrás de la reincidencia. ¿Por qué la legalidad no pudo convencerlos de reincorporarse?

Hay que decirlo: el Estado fue incapaz y ha seguido siendo incapaz de llegar a las zonas de previa influencia de las Farc, no sólo en términos de monopolio de la fuerza, sino en oferta de servicios y oportunidades. Los exdesmovilizados relatan cómo empezaron a ser perseguidos por grupos paramilitares y sentirse desamparados. Su relato es muy similar a la realidad que los líderes sociales asesinados han enfrentado en varias regiones de Colombia.

Por eso hablamos de una tragedia de la sociedad en general. Seguimos siendo un país con territorios donde la ilegalidad sigue siendo la principal fuerza. ¿Qué hará el nuevo Gobierno, más allá de prometer más presencia militar, para contrarrestar esta realidad? Se ha dicho y es necesario repetirlo: no habrá acuerdo de paz que valga si no podemos llenar a Colombia de oportunidades para proyectos de vida dentro de la legalidad.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a [email protected].

También le puede interesar: "Crisis liberal: defender las libertades o unirse a Iván Duque"

 

813907

2018-09-24T00:00:00-05:00

article

2018-09-24T06:05:46-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Editorial

El fracaso del Estado y el rearme de exdesmovilizados

53

4528

4581

 

Sanciones y pederastia dentro de la Iglesia

Zanahoria y garrote para Nicolás Maduro