Publicidad

El impuesto saludable, en efecto, es saludable

25 de octubre de 2023 - 02:00 a. m.
El mensaje que se está dejando es que las clases más necesitadas están condenadas al consumo de productos que afectan su salud porque no cuestan tanto.
El mensaje que se está dejando es que las clases más necesitadas están condenadas al consumo de productos que afectan su salud porque no cuestan tanto.
Foto: Pixabay

Están utilizando de manera indebida la cifra de inflación para intentar sabotear uno de los triunfos del Congreso el año pasado. Los llamados “impuestos saludables”, que aplican para algunas bebidas con gran cantidad de azúcar y comidas ultraprocesadas, están siendo atacados en las cortes y cuestionados en medios de comunicación. El mensaje, en síntesis, es que cómo vamos a permitir un nuevo impuesto para subir los precios de estos productos si de por sí ya estamos en medio de una crisis de inflación que tiene afectados a los hogares colombianos. No obstante, esa maroma retórica lo que hace es ocultar a los opositores de siempre al impuesto, que nunca estuvieron de acuerdo con su aprobación y que ahora vieron la oportunidad de obstaculizar su entrada en vigencia.

Uno de los inesperados triunfos de la reforma tributaria aprobada en 2022 fue que el Ministerio de Hacienda del gobierno de Gustavo Petro impulsó la aprobación de los impuestos saludables. Hablamos de sorpresa porque una y otra vez el Congreso, influenciado por el lobby de las bebidas gaseosas y los ingenios azucareros, había entorpecido que se aprobara la medida. Finalmente, se pactó que entrara en vigencia el próximo mes de noviembre, pero ahora revivió la batalla en contra. La Corte Constitucional tiene en su agenda estudiar una demanda contra el impuesto y en los medios de comunicación hemos escuchado a los voceros de la oposición, que consideran que se trata de una medida inadecuada en medio de un escenario de alta inflación que no afloja.

Si bien es cierto que la inflación es una preocupación para los colombianos, se percibe una manipulación del debate que resulta condescendiente e incluso moralmente repugnante, cuando se afirma que las gaseosas y los alimentos ultraprocesados son consumidos principalmente por las clases socioeconómicas más bajas y por eso no se les debería aumentar su precio. No solamente la inflación ha sido jalonada por productos muy diferentes -los datos de los cinco alimentos que más contribuyen a la inflación, con un 9 % de la cifra total, son las carnes de aves y de res, la leche, las frutas y el arroz-, sino que el objetivo del impuesto siempre ha sido que se sustituya un consumo que es dañino para la salud. El mensaje que se está dejando, entonces, es que esas clases más necesitadas están y deben mantenerse condenadas al consumo de estos productos que afectan su salud porque no cuestan tanto.

¿Por qué en lugar de negarse al incentivo a la sustitución no se piensa en cómo promoverla con productos sustitutos? Subir los precios de las bebidas azucaradas y de las comidas ultraprocesadas invita a la sustitución por otros productos más baratos. No se trata de una especulación: un estudio publicado en la revista PLOS Medicine encontró que en Berkeley, Estados Unidos, un año después de una medida similar se redujo en un 9,6 % la venta de bebidas azucaradas mientras la venta de agua aumentó en un 15,6 %. Lo mismo ha ocurrido en otras partes del mundo.

Entonces no, con el impuesto los colombianos no van a pagar más, sino, esperamos, van a modificar sus comportamientos de consumo. El beneficio para la salud pública hace necesario que se protejan los impuestos saludables y que por fin se pongan en marcha.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

 

jorge(20292)10 de enero de 2024 - 02:09 a. m.
Hoy Enero 9, les falta la noticia de que Char está Libre, que Uribe va a salir por vencimiento de términos también, y ustedes con este refrito, cuando la inflación está en el 9%, será que me devuelven la plata de la suscripción.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar