22 Apr 2018 - 4:50 a. m.

¿Es viable una Bogotá ambiciosa y de vanguardia?

El Espectador

Queda la sensación de que se están desperdiciando oportunidades de modernizar a la capital y pensar a largo plazo, preparándonos para retos ambientales cada vez mayores. / Foto: Óscar Pérez - El Espectador
Queda la sensación de que se están desperdiciando oportunidades de modernizar a la capital y pensar a largo plazo, preparándonos para retos ambientales cada vez mayores. / Foto: Óscar Pérez - El Espectador

Bogotá necesita ser más ambiciosa. La capital del país debería aprovechar su posición privilegiada en términos de recursos para pensar en grande y a futuro. Lastimosamente, la amarga politización que ha caracterizado los últimos debates en la ciudad nos ha distraído de este objetivo y el resultado es que se están perdiendo las oportunidades de hacer historia.

La licitación que busca traer 1.400 nuevos buses de Transmilenio a la ciudad es el último ejemplo de esta politización improductiva. La alcaldía de Enrique Peñalosa se encuentra en medio de una discusión acalorada con activistas, políticos opositores y la Procuraduría sobre las características que tendrán que cumplir los nuevos vehículos.

En palabras del alcalde, hablando con Blu Radio, “los ciudadanos pueden estar tranquilos de que estamos haciendo la mejor licitación teniendo en cuenta comodidad, calidad del aire y costos; el Euro V es el mejor motor que podemos conseguir”. Se refiere a la decisión, muy criticada, de pedir una flota de buses que funcionen con diésel y dar unos incentivos bastante limitados para la incorporación del gas natural y la electricidad como fuentes de energía de los vehículos. El argumento del Distrito es persuasivo financieramente y, en efecto, cumple con las regulaciones actuales en torno a las emisiones contaminantes.

Sin embargo, queda la pregunta: ¿y si Bogotá decidiera empezar a dar pasos mucho más grandes hacia el futuro, no solamente cumpliendo los requisitos mínimos que en algunos años quedarán obsoletos?

No se trata, por supuesto, de pedir de la nada una flota 100 % a base de energías renovables; eso, como bien lo ha dicho el alcalde, sería irresponsable. Pero sí queda la sensación de que se están desperdiciando oportunidades reales de modernizar a la capital y pensar a largo plazo, preparándonos para los retos ambientales que cada vez serán mayores.

El alcalde dijo que “el problema más grave para la salud en el aire en Bogotá es el polvo, no los temas de la combustión de los buses”. Esa posición, aun siendo cierta, no significa que no debamos tomar medidas en todos los espacios contaminantes. La gente que utiliza Transmilenio, por ejemplo, tiene una alta exposición personal a la contaminación dañina que produce el combustible de los buses; eso no se puede negar.

Por eso volvemos a la palabra “ambición”. Nos parece que la capital tiene la capacidad de cumplir mucho más que los mínimos requisitos. ¿Por qué no dar pasos más grandes? ¿Por qué no iniciar desde ya pruebas bien estructuradas que nos permitan, en unos años, mudarnos a energías renovables por completo? Si ya sabemos que la del medioambiente es una crisis que cada vez será más complicada, ¿por qué no liderar mediante el ejemplo en Colombia apostándole a una ciudad de vanguardia?

Vienen otras licitaciones importantes, como la de Transmilenio por la séptima. En su primera administración y en esta el alcalde Peñalosa ha demostrado ser un hombre de visión sin sueños tímidos. Sería ideal que su liderazgo invitara a la capital a recobrar, de manera responsable, su ambición y dar pasos mayores hacia el futuro. La tecnología existe y los recursos están, sólo falta la voluntad.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

Comparte: